EL TALÓN DE AQUILES

0
12
Por Yasunaris Rodríguez Vázquez ()
La Habana.- Posiblemente, Aquiles sea el héroe más famoso de toda la mitología griega, aunque yo prefiero una y mil veces a Héctor, el principe troyano que lo enfrenta con la conciencia plena de que moriría ante él.
El «pelida Aquiles», es hijo de Peleo, rey de los mirmidones, quien caminaba por la playa cuando avistó a una mujer de belleza sobrenatural. Al ser descubierta, la mujer se transformó en un pez y desapareció en el mar; intrigado y perdidamente enamorado, Peleo buscó respuestas en su amigo, el sabio centauro Quirón, este le reveló que la misteriosa mujer era Tetis, hija del antiguo señor de los mares, Nereo. Conquistarla no sería fácil; cuando la encontrara, tendría que sostenerla firmemente para que fuera suya.
Siguiendo el consejo de Quirón, Peleo emboscó a Tetis y la atrapó. Ella se transformó en un erizo de mar y luego en una serpiente, mordiendo a Peleo repetidamente, sin embargo, él continuó sosteniéndola con fuerza. Finalmente, Tetis percibió que Peleo no la soltaría, comprendiendo que sus abrazos eran para protegerla. Así comenzó el amor entre Peleo y Tetis.
La pareja celebró una grandiosa boda, y Peleo estaba destinado a tener un hijo varón, su heredero al trono, y nació entonces un niño fuerte y sano, a quien llamaron Aquiles.
Tetis, decidida a hacer a su hijo invulnerable, llevó al bebé al río infernal Estigia, sosteniendo a Aquiles por los talones, lo sumergió en las aguas. Las Moiras, señoras del destino, habían profetizado que Aquiles moriría en batalla frente a las murallas de Troya. Temiendo por su hijo, Tetis intentó hacerlo inmortal.
Después de ser sumergido en las aguas del Estigia, Aquiles se volvió invulnerable, excepto por sus talones, los cuales no fueron sumergidos en el agua sagrada. Este punto débil se convertiría en su perdición, dando origen a la famosa expresión «el talón de Aquiles», simbolizando una vulnerabilidad fatal en alguien aparentemente invulnerable.
Aquiles creció para convertirse en uno de los más grandes guerreros de Grecia. Durante la Guerra de Troya, su valentía y habilidades en combate se hicieron legendarias. Sin embargo, su destino, marcado por su único punto débil, se cumplió cuando Paris, hermano de Héctor, el príncipe troyano, disparó una flecha guiada por el dios Apolo que alcanzó el talón de Aquiles, matándolo.
Así, el héroe que parecía invencible cayó por una pequeña vulnerabilidad, recordándonos que incluso los más grandes héroes tienen sus flaquezas, nadie es invencible…
La leyenda de Aquiles es una poderosa mezcla de heroísmo y tragedia, un enigma que sigue cautivando a todos los que la escuchan.