REFLEXIÓN CONSTRUCTIVA SOBRE SIMIOS Y MACHETES

0
7

Por Manuel Viera ()

La Habana.- Quiero hacer la última publicación en la que trataré los tristes sucesos acontecidos el sábado en la Finca de los monos, en medio de la capital cubana. He demorado algo en publicar hoy porque quise caminar las calles para recoger lo que piensan sobre el tema la mayoría de los cubanos.

Lo que más dolió de todo no fueron los golpes y las cortadas, no fue ver el correcorre, las groserías y el tumulto. No fue no ver policías suficientes en el lugar. No fue, siquiera, que se convocara a niños a un evento propio de adultos. Lo que más molesta al pueblo cubano hoy es que la verdad demore y luego parezca mentira, mientras las mentiras parecen grandes verdades. Lo que más molesta al pueblo cubano hoy es que todo lo que sucede en Cuba se trate de una patraña, que todo lo que hoy sucede en Cuba sea una campaña de desprestigio y que no sean capaces de reconocer que tenemos un problema social.

Molesta que tengamos bandas y pandillas que, incluso, comienzan a organizarse y hasta a llamarse por sus nombres con presencia no solo en La Habana, también las hay en Santiago de Cuba. Lo que más molesta al pueblo es que el informe oficial hable de un grupo que miró mal al otro, dando comienzo a un altercado, como si todas esas armas blancas y hasta de colores hubiesen estado allí por casualidad. Lo que más molesta al pueblo es que no se echen los testículos al hombro para reconocer que hoy tenemos un problema de drogas, que hoy tenemos un serio problema de violencia y, lo que es peor, que hoy tenemos un serio problema de valores en gran parte de nuestra niñez y adolescencia, por no hablar de los adultos.

Aunque me duela decirlo, hoy es más importante en Cuba salvar la imagen política que salvar a la sociedad. Las noticias demoran para crear con toda intención fake news, que luego sirven para justificar y quitar peso a los problemas, luego sirven para buscar en ojo ajeno la paja que nos aplasta. Se crean fake news porque no se crean noticias reales hasta que el fake news los aplasta.

Hoy Cuba es un triste ejemplo de lo que sucede cuando adoctrinar ideológicamente pasa a ser más importante que educar, que inculcar valores y cultura y hablo de las escuelas, de los hogares, donde padres, también adoctrinados pero mal formados, tratan de enseñar y educar en lo que es ya un ambiente hostil de twerquing, reparto, cigarros, alcohol y drogas.

La solución a todo esto no puede tratarse de justificar, de salvar una ideología, de buscar culpables siempre a 90 millas de los problemas, de manipular, de escribir medias tintas para que un bombero sin manguera intente aplacar el fuego, de poner la noticia en robot programado al final del noticiero, para que parezca perder importancia. La solución requiere valentía, comenzando por tener el valor de reconocer los problemas.

Ese valor hoy no existe… y eso es lo que más duele y lo que más molesta al pueblo.