INFLUENCER DESCUBRE QUE ENVÍO DE CYBERTRUCK TESLA A CUBA ES TOTALMENTE FALSO

0
83

Por José Pepe Centella

Port Saint Lucie.- El influencer y videasta cubano americano Vladimir Aguilar, desenmascaró la falsedad de un vídeo viral en redes sociales que atribuía el envío de un CYBERTRUCK de Tesla valorado entre 80 mil y 100 mil dólares, desde el sur de la Florida, hacia una Mipyme en Cuba.

Aguilar, en su canal de Youtube, The Cuban Show,  (véalo aquí) reveló que se trata de un contenido más que algunos cubanos recién llegados están haciendo con el propósito de ganar seguidores y monetizar, pero que, directa o indirectamente, crean estados de opinión divisorios en el exilio y con falsedades lavan la cara a la dictadura castro-canelista haciéndole creer a muchos latinos que hay libre mercado en la isla. 

El vídeo en cuestión parte de un tiktoker conocido como Koki El 13 La Crema, empleado de una compañía de entrega por camiones en el sur de la Florida, que se hace pasar por recogedor de autos de lujos para enviarlos a Cuba. En su video ( aquí) este tiktoker afirma tres veces que -el auto- iba para una Mypime en Cuba, cuyo dueño no podía revelar. No es la primera vez que lo hace. En casi todo su contenido Koki la Crema, quien se autodenomina comunista capitalista, muestra supuestos carros de lujo que envía a La Habana. 

La realidad es otra, dijo Vladimir Aguilar. Al ver el vídeo me dediqué a buscar el logotipo del CYBERTRUCK y una búsqueda en Google Pictures indicó que el auto pertenece al dueño de la compañía Great Moving and Paking, Marshal G. Rapp, con quien me comuniqué y me explicó, asombrado, que su negocio es local y no tiene ninguna relación con la dictadura cubana y que tomaría medidas de inmediato para poner este caso en manos de la Ley.

Marshall explicó asombrado que realmente conoce al tiktoker porque le habían entregado una lavadora que compró en Costco, una tienda de mayoreo, pero que, sin su consentimiento, se tomaron el atrevimiento de usar el CYBERTRUCK  Tesla para hacer un contenido usurpando su propiedad e imagen de su compañía local y vincularlo indirectamente con la tiranía Cubana. 

El vídeo del tiktoker se ha ido viral con casi dos mil visitas en los primeros minutos de posteado y varios influencers y sitios de noticias, como Cibercuba Noticias, se han hecho eco de esta falsedad, que ha provocado todo tipo de malestar en el exilio y a la vez monetizar por tantas visualizaciones.

Es una manera más de lavarle la cara a la dictadura, que usa a estos nuevos cubanos que yo llamo Agentes de Influencia o Agentones de Opinión, para dar la imagen de que en Cuba ya hay libertad económica, cuando la realidad es otra, aseveró Aguilar.  También la de crear malestar en el exilio con información falsa, dando pie a todo tipo de especulaciones que nos hacen perder el foco de cosas reales que, como anticastristas, debemos denunciar.

Sabemos que el negocio de envío de carros a Cuba existe vía Panamá y ahora con la licencia del gobierno estadounidense obtenida por el otro simpatizante castrista, Hugo Cancio, pero de ahí a que hagan creer a la opinión pública del exilio y otras nacionalidades hispanohablante que los negocios son abiertos desde Miami y en manos de recién llegados con fuertes conexiones con altos dirigentes de la isla, es realmente aberrante.

Marshall G. Rapp, dueño del auto Tesla, usado en el vídeo viral,  dijo al influencer Vladimir Aguilar que tomará medidas al respecto desde el punto de vista legal, porque ni él ni su compañía tienen nada que ver con una dictadura comunista como la de Cuba.