EL DÓLAR Y EL DEDO EN LA LLAGA

0
14
Por Manuel Viera ()
La Habana.- Voy a poner el dedo donde a muchos no les gusta. Les dejaré unas preguntas de esas que me gusta hacer, para los dueños de las mipymes, sobre todo, para ver sus reacciones.
¿Son eficientes las importadoras estatales? Les pregunto porque yo trabajé en una que otra mucho tiempo y ninguna hacia una importación en 19 días. Ni siquiera por vía aérea. Y lo pregunto porque no dejan de afirmar que lo que hoy vendes en tu mipyme lo compraste con dólares a 400, y el dólar solo estuvo a 400 hace 19 días, y por muy poco tiempo.
¿Por qué dices que con el bajón del dólar vas a tener pérdidas, si bajas los precios, cuando la realidad es que cuando salgas a reaprovisionarte comprarás los dólares mucho más baratos que antes? Que ganarás menos en los papeluchos que presentas a la ONAT es cierto, pero en la práctica tendrás muchos más dólares que antes.
¿Por qué incluyes el riesgo de tu negocio en el precio de lo que vendes y tu capital queda asegurado por el bolsillo del pueblo suponiendo utilidades escandalosas muy por encima del margen comercial que se usa en todo el mundo?
Acaso no sabes que el comercio siempre implica riesgos y que no siempre se va a ganar. El riesgo es propio de cada actividad: si no te quieres arriesgar, no inviertas. Luego se molestan cuando se les llama abusadores y defienden el libre mercado, como si la actividad que realizan, rodeada de sombras, inventos y privilegios, pudiera ser considerada de libre mercado en una economia hipercontrolada, a conveniencia como la nuestra.
No trates al pueblo cubano como si fuera tonto. Te compran por hambre y necesidad. No los engañes más, ni te aproveches de sus desgracias.
Y ya, que a los comunistas les gusta tanto el control económico y las regulaciones que me parece muy raro que no hayan creado normas para regular la utilidad de las mipymes. No digo topar precios sino regular el margen comercial, digamos entre un cinco y un 15 por ciento, aunque con ello perjudiquen a sus hijos, nietos y sobrinos.
Ahí se las dejo, dinosaurios.