LA ENTREVISTA (UN MES DESPUÉS)

0
17
Por Rafael Muñoz ()
Berlín.- Sentí la algarabía en la calle mientras veía la entrevista del tal Ramonet a Díaz-Canel, en el momento exacto en el que este afirmaba que en Cuba se respeta el derecho a la manifestación y que toda la “violencia” había sido una respuesta del pueblo contra “esas minorías pagadas al servicio de bla, bla y etc, etc” .
Asomado al balcón vi la manifestación que pasaba. Las banderas palestinas y sus típicos pañuelos blancos y negros no dejan dudas.
La guerra entre Israel y Palestina ha polarizado la sociedad alemana a niveles nunca antes vistos. Oficialmente, el gobierno alemán se ha posicionado a favor de Israel, por lo que tales manifestaciones, que se producen todos los días, son un desafío directo contra el gobierno del canciller Olaf Scholz. Esa gente allá abajo, le grita de todo menos bonito.
Es un tema difícil. Estar a favor o en contra de una u otra parte es cosa personal o de estado. Pero lo que hace a la democracia un sistema superior es el respeto a todos, incluidas las minorías. Tengan o no razón, sigan una agenda, sean pagadas o no, esas personas tienen el derecho de manifestarse, de expresar su desacuerdo con el gobierno o con quien sea. Precisamente por la polarización de la sociedad, la policía los acompaña en su función de protección.
La policía, en una democracia, no está para defender al gobierno sino la ley.
De vuelta a la entrevista, pensé que si fuera Ramonet le habría recordado a este señor que ostenta el cargo de presidente de la república que es ilegal, aquí y en Cuba que “ese pueblo” (pueblo que en los vídeos hemos visto con uniforme, botas, perros y tonfas) se tome la justicia por su mano.
Habría dado cualquier cosa por haber estado yo en la posición de Ramonet. La entrevista habría sido completamente distinta.