EL DÓLAR EN CUBA, ¿AL ALZA O A LA BAJA?

0
22
Por Arturo Mesa ()
Atlanta.- Mantengo mi posición de que por mucha ciencia que haya detrás de la economía, esta no ha podido predecir mucho de lo que va a acontecer. Las teorías explicativas aparecen luego de los fenómenos y no antes y es que quizás se omita el detalle de que el entorno económico en Cuba no es compatible con lo que ha dictado la historia monetaria, por la sencilla razón de que tal historia se enmarca en un razonamiento monetario mercantil, mientras nuestro entorno se mueve a capricho del poder pues, con la justificación constitucional de que el mercado es regulado por el Estado, toda ecuación tendría que tener el capricho estatal en cuenta (además del capricho del poseedor de la divisa).
¿Se han agotado las razones para que siga aumentando el dólar? No. La gente se sigue queriendo ir, en las tiendas no hay productos, las mipymes siguen necesitando mercancías, el Estado no ha intervenido en la tasa y la especulación sigue marcando el ritmo.
¿Puede el Estado intervenir en alguno de estos procesos? En todos, a mi entender, y terminaría así el sufrimiento, pero no lo hace ni lo hará porque entraría en contradicción con lo expresado por Raúl sobre el enriquecimiento de un sector de la población –divisa teniente- y la teoría de que rompería el fantasioso equilibrio social.
¿Quién en su sano juicio va a contradecir a Raúl? Por tanto, no habrá intervención y seguirá existiendo la demanda de la moneda extranjera y mientras esta demanda exista el peso cubano llevará siempre las de perder.
Quizás la baja actual esté dada porque ciertamente muchos de los que podían comprarse un pasaje de ida ya lo hicieron, o porque al llegar el verano habrá más apagones y los negocios cierren, por tanto los dueños no compran o porque se entendió que Western Union te va a dar el dólar, o porque se acabó el CUP. No lo sé, pero el valor de una moneda está dado por su capacidad de compra y el peso, hoy mismo, no tiene mucha, por tanto mi mejor inversión es la moneda de respaldo internacional. Nótese el caso Argentina.
Como cualquier otro producto de bolsa, lo que sucede con el dólar es más o menos lo mismo, hay un movimiento y el ansia (o el temor) mueve a las personas hacia un lado o hacia el otro, sin mucha más explicación que una intuición fundamentada o no. En ocasiones, hasta luego de una frase, tras la cual el dueño le dice al agente: “Compra”.
Lo cierto es que para que el dólar se mantenga con tendencia a la baja, tiene que haber una acción por parte del gobierno. A mí me gustaría de entre todas, el incentivo a la producción de alimentos, porque es lo que menos implica en materia de inversiones y también de cambios políticos. Es decir, los decisores no tendrían mucha oposición a esto además de que, a la vez, crearía una gran bolsa de empleos en la agricultura.
Lo otro no va a suceder porque el mecanismo estatal no va a hacer concesión alguna en cuanto a su poder efectivo (poder económico engendra poder político) y eso está más que demostrado.
Por tanto, tal y como en el ciclo del aguacate, solo bajará consistentemente el precio del dólar cuando el mercado se llene de aguacates (alimentos), de lo contrario cualquier anuncio, cualquier frase, cualquier intuición, pudiera generar un movimiento hacia x o y.
«Nota del departamento del Tesoro de estados Unidos»
Terminado de escribir esta nota, hemos conocido que el departamento del Tesoro acaba de aprobar la apertura, el uso y el mantenimiento de cuentas bancarias de empresarios cubanos (entiéndase TCP; mipymes, cooperativistas) en territorio norteamericano, incluyendo pagos online y eso sí pudiera ser un tremendo motor a la baja porque la necesidad física disminuye. De la misma forma, esta nueva decisión también facilita remesas y pago de transacciones del sector privado lo cual implicaría un estremecimiento sustancial a la manera de hacer del empresario privado en Cuba.