MÁS DE 260 PERSONAS HOSPITALIZADAS EN CIENFUEGOS, EN SU MAYORÍA NIÑOS, POR LA FIEBRE DE OROPOUCHE

0
36

Por Anette Espinosa ()

La Habana.- Más de 260 personas han sido hospitalizadas de urgencia en la central provincia de Cienfuegos con la fiebre de Oropouche, la cual afecta al país desde hace un par de semanas, con los primeros brotes en varios distritos de la ciudad de Santiago de Cuba y municipios aledaños.

La inmensa mayoría de los ingresados son niños, que han sido llevados al hospital provincial Gustavo Alderegía Lima, donde los especialistas enfocan sus esfuerzos para evitar que la referida enfermedad no convierta en un caos la provincia, sobre todo por la falta de medicamentos y experiencia con la que combatir el mal, y ante el silencio de las autoridades que no terminan de hablar claro del asunto.

La fiebre de Oropouche es una enfermedad emergente en la región amazónica, que recientemente ha afectado a varios países de las Américas, se transmite por la picadura del mosquito Culicoides paraensis, y produce síntomas similares al dengue.

Desde que comenzaron estos brotes en Santiago de Cuba, principalmente en Cuabitas, Quintero, la Universidad de Oriente, Boniato, y el municipio de Songo-La Maya -en los Reinaldos-, la población manifestó sus dudas ante el silencio de las autoridades.

El mal, vale recordarlo, afecta habitualmente a países donde hay una fuerte presencia de cubanos, y especialistas consultados por El Vigía de Cuba no descartan que muchas de esas personas, que están llegando a Cuba desde Brasil, Bolivia, Colombia, Perú, e incluso Venezuela, hayan entrado a la isla enfermos.

En este caso, según las autoridades, la enfermedad entró a Cuba de Bolivia o Perú.

El fin de semana, el Ministerio de Salud Pública emitió una circular en la que explicaba que un estudio arrojó la presencia y circulación del Virus Oropouche (catalogada una arbovirosis) transmitido por el Jejen Culicoides paraensis y el mosquito del género Culex con periodo de incubación de 5 a 7 días.

Asimismo, informó que  la sintomatología clínica incluye fiebre de comienzo súbito que resuelve fácilmente con antipiréticos, cefalea intensa y mantenida en relación a los otros síntomas, artromialgias, decaimiento y, excepcionalmente, vómitos.

También advirtió que hasta entonces no había enfermos graves ni fallecidos, y orientó sobre el protocolo a seguir, que incluía vigilancia intensiva de todo caso con esos síntomas, sin olvidar el dengue, así como alertar a todos los servicios de guardia de hospitales y policlínicos.

La entrada de enfermedades exóticas a Cuba siempre ha estado vinculada a la presencia de los cubanos en el extranjero, como sucedió con el último brote de cólera, que llegó desde Haití, a través de personas que iban al vecino país a buscar mercancías para comercializar en la isla.

Cuba atesora una larga experiencia en la lucha contra estas enfermedades, entre ellas el dengue, en la cual destacó el doctor Francisco Durán, el mismo que hacía las habituales y aburridas ruedas de prensa relacionadas con el covid-19.

Cuando lo del dengue, en los años ochenta, el gobierno de Fidel Castro orientó la construcción urgente de casi un centenar de salas de terapia intensiva para ingresar a los pacientes, de los cuales murieron poco más de 100.