MISA MAYOR

0
25
Por Ghabriel Pérez
Holguín.- No se molestará su espíritu porque yo cite a continuación el pasaje de «Antes que anochezca» donde Reinaldo Arenas le rinde «homenaje» a su escultural y patrimonial figura, el espíritu del sabio hombre e intelectual extraordinario que contó con la suerte de sobrevivir por más de treinta años a muchos de aquella ya clásica generación cubana. De Tomás Fernández Robaina hablo, por supuesto.
Y escribió Arenas:
«Atendiendo a aquellas diferencias tan grandes entre unos y otros homosexuales, establecí unas categorías entre ellos. Primero estaba la loca de argolla; este era aquel tipo de homosexual escandaloso que, incesantemente, era arrestado en algún baño o en alguna playa. El sistema lo había provisto, según yo veía, de una argolla que llevaba permanentemente al cuello; la policía le tiraba una especie de garfio y era conducido así a los campos de trabajo forzado. El ejemplo máximo de este tipo de loca era Tomasito La Goyesca, un joven que trabajaba en la Biblioteca Nacional y la cual bauticé con ese apellido porque era como una figura de Goya; enano, grotesco, caminaba como una araña y tenía una voracidad sexual incontrolable».
Cerramos los ojos y vemos a Tomasito tantas veces en Holguín. Personalmente lo acompañé a la cima de la Loma de la Cruz, a la casa donde viviera Reinaldo en el reparto Vista Alegre, a la parroquia a la que asistía su madre, a Gibara… Estamos juntos en aquel documental dedicado al autor de «Celestino antes del alba».
Tuve la dicha de ser escogido para presentar su libro «Misa para un ángel», esas páginas que intentan elevar el espíritu de nuestro muerto célebre.
Tuve la alegría de su abrazo, de su fabuloso sentido del humor tan cerca, de tanta anécdota goyesco-areniana…
Y hoy la noticia es que partes, Tomás Fernández Robaina, de este prodigioso planeta llamado «Cuba literaria». Que la gloria celeste te permita reunirte con los tuyos, con los nuestros divinos ángeles y duendes, personajes encantadores y alucinantes de El color del verano, fundidos en el abrazo de todos los seres a los que devolviste vida desde tu incesante e inigualable estudio y rescate de nuestros ancestros.