URUGUAY Y CUBA, LAS DIFERENCIAS

0
20

Por Humberto Nansen Tápanes ()

Villa Las Piedras (Uruguay).- Uruguay es un país con un gobierno liberal, Luis Lacalle Pou -liberalismo de derechas, pudiera decirse- si seguimos atados a esas convenciones políticas que nos vienen de la Ilustración europea y de la Revolución Francesa de 1789.

Hoy -¿sin embargo?-, el Banco de Previsión Social (BPS), acaba de otorgarle a mi hija una pequeña pensión para gastos personales, al comenzar sus estudios (de momento detenidos por el inminente trasplante de médula). Esto, fundamentalmente, por su enfermedad de base, ‘leucemia linfoblástica aguda’ (LLA), y por los ingresos del núcleo familiar. El único requisito para otorgarle esta pensión es… ¡que siga estudiando!

No voy a establecer comparaciones con mi país, Cuba; comparaciones que avergonzarían a cualquier cubano.

Solo un dato: el día que fui a la Seguridad Social, en julio del 2020 (mi hija en su primera recaída leucémica, y esposa, ingresadas por tiempo indefinido…), y con un solo salario para sostener en la COVID, dos personas y una niña con cáncer, la trabajadora social, sin apenas mirarme a la cara y con ese gesto displicente que tan bien conocemos los cubanos, me dio un rotundo NO.

Recuerdo que, como tantos otros días, yo venía cargado con dos mochilas de potes plásticos, pomos, recipientes -cansado, sudado y deprimido- caminando desde el hospital Juan Manuel Márquez… desde Marianao hasta Playa.

La mirada evasiva, hastiada e indiferente, que me lanzó la trabajadora social, no la olvido. Pero es una sensación que, sinceramente, a mí no me avergüenza; y que no me rebajaré a describir aquí. Los cubanos conocen perfectamente esta mirada.

Hoy, mientras le otorgaban la pensión -de por medio, trato correcto y empático-, no recordaba a Cuba, sino aquella inscripción que fotografié en Octubre del 2023, en el parque de la plaza central de ciudad Canelones, recién llegados al Uruguay. La frase, que apenas se divisa, dice: ‘liberarse integrándose puede ser la expresión que sintetiza la finalidad de la educación para el futuro’.

Hay una supuesta contradicción en esta frase, que, bien mirada, puede tomarse como una de las divisas que rigen la vida de este ‘paisito’, Uruguay; el cual, pese a todo, no ha perdido una medida cordial, justa y correcta de ‘lo humano’.

En otras palabras: un equilibrado balance entre el liberalismo, de alguna manera expresado en la libertad política y económica, y el conjunto social reflejado en instituciones como el Banco de Previsión Social de la República del Uruguay.

Nota: el sábado actualizo la situación médica con relación al trasplante de médula de Aitana… que ya, desde la noche del miércoles, está ingresada en la Fundación Pérez Scremini de Montevideo.