CUBA, EL FRACASO, LA DEGRADACIÓN… LAS PREGUNTAS

0
18

Por René Fidel González

Santiago de Cuba.- El fracaso de la reforma económica del Gobierno cubano en un hecho, como su incapacidad para asumir la responsabilidad, reponerse de ello, organizar un plan viable y recuperar la iniciativa.

El ejercicio de degradación de la Constitución, de los derechos y libertades que ella postula, así como su desestimación y absoluto desprecio, a la idea de democratizar la vida política, económica y social del país, y poner fin al sistema político y cultural de la exclusión y restaurar la igualdad política es realmente el – o si se quiere un – síntoma del problema.

El problema es de la sociedad cubana, de las secuelas del subdesarrollo político en nuestra capacidad para entender lo trascendente, el abismo que es la ausencia de estructuras políticas, pero también de sus proyectos, programas, de sus estudios de escenarios y paradigmas.

Algunas preguntas:

¿Cuáles son y qué contenidos tienen los proyectos políticos que se ofrecen a la ciudadanía más allá de declaraciones generales, condenas y epítetos para democratizar al país?

¿Qué problemas identifican como estructurales?

¿Qué propuestas razonables, viables y sostenibles se ofrecen a problemas como la desigualdad económica, la discriminación, el desempleo, la pobreza, el subdesarrollo de las distintas regiones, provincias y municipios del país, la delincuencia, el abuso de poder, la violencia y la exclusión, la sobrepoblación penal, la matriz sub productiva de la producción de alimentos, la justicia, el endeudamiento, la corrupción – en cualquiera de sus formas – y la malversación?

¿Cuáles instituciones y cómo estarían diseñadas para garantizar el sometimiento y control del Gobierno, el Estado y los funcionarios a la Ley?

¿Qué modelo de protección, garantía y provisión del derecho a la salud, a la educación, de la asistencia y seguridad social se proponen?

¿Cómo se pretende llevar a lo mejor de la modernidad la garantía de los derechos y el funcionamiento e interrelación con los ciudadanos de la Administración Pública?

¿Qué propuestas tienen para desarrollar, fomentar y defender la cultura y el funcionamiento democrático en las instituciones, asociaciones políticas y sociales?

¿Qué principios postulan para mantener y ampliar la soberanía del país en su contexto geopolítico específico y de las relaciones internacionales?

¿Desde cuáles paradigmas políticos, sociales y económicos se pretende la solución a los problemas económicos y sociales que hemos acumulado?

¿Cuáles son las experiencias políticas, económicas y sociales que se estudian para ofrecer soluciones a problemas, conflictos y procesos que se tienen que enfrentar en Cuba?

El vacío es, no pocas veces, el reflejo del vacío.