CUBA, SUS VOCEROS, LA LISTA DE TERRORISTA Y EL HAMBRE

0
25

Por Jorge Sotero ()
La Habana.- Mi vecino me acaba decir que el gobierno de Estados Unidos eliminó a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo, algo así como que ya no está junto a Irán, Siria, Corea del Norte y no sé cuántos más de esos que los estadounidenses llaman el eje del mal.
Me lo dice el vecino, un retirado oficial de las FAR y defensor a ultranza de todo lo que huele a comunismo, con una sonrisa en la cara, y luego agrega algo que solo escuché a medias: «comerciar con cualquiera», pero yo solo lo saludé con la mano y continué mi camino a la escuela con los niños, porque tengo claro que es una más de sus provocaciones, un motivo para intentar intimidarme, como hace desde que sabe que no tengo nada que ver con el gobierno que él defiende.
Pero los comunistas son insistentes. Cuando dejé a los niños en la escuela, di una vuelta por Colón a ver si encontraba unos plátanos en buen precio, llegué hasta San Lázaro y regresé a casa, y allí estaba el hombre, sentado en un banco en la parte de afuera de su casa, listo para entablar conversación, para discutir, como se dice en plata cubana.
-¿No has leído el Granma? -me suelta.
-Jamás leo Granma.
-Entonces te perdiste lo de la lista de países patrocinadores del terrorismo y lo de Cuba -me dice con su tono medio hiriente, medio oriental, y medio analfabeto, a pesar de que llegó a teniente coronel de las FAR, donde trabajó por 25 años y luego se fue a administrar bodegas y agros, de donde siempre lo botaron porque le encontraban faltantes.
-No. Cuba sigue en la lista de países que patrocina el terrorismo. Lo leí desde ayer en varias páginas web serias, de sitios independientes y de medios de Estados Unidos.
-No es verdad. Leíste mal.
-Leí bien, a Cuba solo la quitó la Administración Biden de la lista de países que no colaboran con los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos, que es algo muy diferente, y no tiene nada que ver con lo otro, aunque ambas sean listas, y en ambos casos se mencione la palabra terrorista.
-¿Y eso qué quiere decir?
-Deberías saberlo. ¿Tú no defiendes a ultranza al castrismo? Deberías estar informado, incluso con capacidad para explicarle a los que no saben, y no intentar confundir a los que lo están.
-Yo estoy informado…
-¿Y cómo te informas?
-Leo el periódico, veo el Noticiero y participo una vez al mes en una reunión de nuestro núcleo donde debatimos la actualidad nacional e internacional a camisa quitada…
-Ya entiendo. ¿Y qué dicen de los apagones, sobre todo los del interior?
-No me digas nada. Mis hermanas en Guisa se están volviendo locas. A veces le quitan la corriente por más de 10 horas y hasta dos veces al día. Y dicen que hay un calor insoportable y, para colmo, los precios para allá están como acá ya, sobre todo los de las tiendas en MLC, porque aquellos campos está pelaos.
-La jugada está mala…
-Yo no sé cuándo este gobierno va a hacer algo para resolver el problema de la jama, del transporte y de la electricidad. Cada vez todo está peor y la gente se está cansando. Creo que anoche hubo toque de calderos hasta en Santiago, que ya eso es mucho decir, porque tú sabes que los de allí son de Patria o Muerte…
-Eso dicen -le dije y lo dejé con la palabra en la boca, porque él mismo se había echado un medio y al parecer no tenía para cuándo acabar. Comenzó con un intento de provocación y terminó hablando mal del gobierno, de la gestión. Y si lo dejó, no solo no me permite escribir esto, sino que termino en su casa, invitado a un café y la esposa lamentándose, como sucede siempre que pide ayuda para algo.
Así anda Cuba. Hasta los instruidos para meterle a otros en la cabeza que la situación está buena, o que va a mejorar, se vuelven al momento al lado contrario, porque la realidad es inaguantable, hasta para los que tienen altas pensiones, o algún día dieron lo mejor de sí a los hermanos Castro.