COMUNISTA ESPAÑOL RENIEGA DE CUBA Y CUENTA LA VERDAD DE LA ISLA

0
30

Por Anette Espinosa

La Habana.- La inmensa mayoría de los cubanos no saben quién es Jordi Will, un crack de las redes sociales, cuyo podcast, The Wild Project, tuvo como protagonista, en su edición 281, a Roberto Vaquero, un comunista, o excomunista español que vivió enamorado de Cuba y su gobierno, hasta que visitó la isla y se dio cuenta de todo. Y su posición cambió totalmente.

Vaquero lo cuenta todo, de cómo la embajada cubana en Madrid enrola a los que apoyan a la isla, los utiliza para la propaganda, junto con los aliados que tiene en otros países, en su caso en España.

El diálogo, muy ameno, no dice más de lo que sabemos los cubanos de lo que ocurre en la isla desde hace muchísimos años, al amparo, o bajo la égida, del gobierno comunista que dirige Cuba.

«Llegué a Cuba como un gilipollas. Cogí una botella y la llené de arena para llevármela a España… y había un señor que te decía: ‘ves este edificio. Este edificio es nuestro, y todo era mentira’. Y así constantemente, con un guía u otro.

«Y los del Partido Comunista los más corruptos, los que te venden puros… y yo digo: ‘esto no puede ser’. Yo era muy puro cuando aquello, pero me opuse a que me hicieran un Corea del Norte y me perdí, me fui CDR por CDR… y vi gente muy íntegra, que no estaba muy con el régimen.

«Yo fui cuando le dio el chungo a Fidel. Y veía que la gente decía: ‘cuando se vaya Fidel, esto se irá también’.

«Una vez voy a al campo y me ponen con la brigada a plantar patatas. Lo hicimos por la mañana y en la noche, me doy una vuelta y veo a dos sacando las patatas y llevándola a dónde van a plantar al otro día. Aquello era una estafa».

Vale la pena ver el vídeo completo de Wild, y todas las declaraciones de Vaquero, quien se dio cuenta en Cuba de que aquello era una estafa, el partido una burocracia terrible, una banda de vividores, en cada ciudad: «No hubo uno con quien hablara que no fuera igual».

«Me empaté con una cubana y me decía: ‘estoy aquí para colocarme’. Era un creyente loco y me di cuenta de que Cuba es una mierda y dije que allí no vuelvo, aunque después volví. Y en esas brigadas en las que yo estaba estaba Irene Montero, la después vicepresidenta».

Vaquero cuenta anécdotas impresionantes, entre ellos lo de las plagas de mosquito que vivió en la isla, las drogas, la prostitución: «Hubo dos dirigentes de acá que se fueron de allí, de la discoteca, que se fueron con jineteras».

No voy a contarles más sobre el vídeo, porque vale la pena verlo completo, porque Vaquero fue una especie de Ana Hurtado, la comunista española que ahora vive acá, que es novia de Senén Casas, hijo del fallecido general del mismo nombre, y que se codea con la cúpula castrista.

Hurtado, odiada por la mayoría de los cubanos que saben de ella, es amiga de Mariela Castro, de la familia Díaz-Canel, solo que esta aún no se ha dado cuenta de las cosas que ocurren en Cuba, porque al contrario de Vaquero en vez de observar la realidad críticamente, se aprovechó de ella y vive la vida en Cuba.

Lo de Vaquero es un ejemplo de lo que le ocurre a todos esos que creen que Cuba es el país ideal y en Cuba «solo crean dependencias de otros países y son colonias de otros países, como pasó con la Unión Soviética, o como pasa ahora».

«En Cuba se hicieron comunistas, porque los soviéticos eran los únicos que los podían defender contra Estados Unidos», comentó Vaquero.

La entrevista vale la pena verla completa. Por eso le dejo el link acá:https://www.youtube.com/watch?v=ILBctqdapa8