LOS JUEGOS DEL INSOMNIO

0
22

Por Manuel Viera ()

La Habana.- Después de vivir un día con un déficit de cerca de mil megawats en la generación eléctrica, con apagones brutales en horario nocturno, me cuesta mucho creer que los jóvenes que pretenden entrar a las universidades puedan rendir igual en su examen de ingreso de matemáticas.

En la mañana del 7 de mayo, esos muchachos con ojeras se enfrentaron a un examen de ingreso. Cada día son menos los que manifiestan deseos de acceder a una carrera universitaria y muchos de los que acceden terminan dejándola por la dificultad que supone el estudio entre apagones.

Muchos incluso terminan llevando su futuro a otros países.

Es imposible medir el resultado académico de un adolescente que va a un examen mal dormido, alterado y lleno de picaduras de mosquitos. Todo eso sin tomar en cuenta siquiera si pudo desayunar o no esa mañana.

El Ministerio de Educación en Cuba, cual si fuera ciego, sordo y mudo, jamás habla públicamente de esto.

No mencionan el tema, ni aunque con la importancia trascendental de los exámenes de ingreso, pues definen la vida futura de un joven y de un país…

Así, entre apagones, comenzaron ayer en Cuba… ¡los juegos del insomnio!