AMANDA VIVE

0
17
Por Lara Crofs
La Habana.- La recuperación de la beba será larga, pero muy provechosa, tanto para ella como para su madre. Desde hace algún tiempo Mila Ortiz recibe charlas sobre el cuidado y atención que se debe tener con niños trasplantados, estos conservatorios los recibe en la propia institución Hospitalaria La Paz, en Madrid, donde, como todos saben, la niña está siendo atendida desde su arribo a España.
Amanda sigue con un poquito de líquido, tiene la ascitis en 1.0 -llegó de Cuba con 300 ml-, así que no es difícil deducir el grado grande de mejoría. Esta pequeña acumulación de líquido causó febrícula que hace días ya no tiene, la infección nunca ha sido peligrosa y los médicos la tienen bajo control, lo cual no ofrece ningún peligro de complicación. Las plaquetas aún están bajas -la cantidad de antibióticos suministrados para ascitis atenta contra la recuperación de las plaquetas- debido a que el bazo aún no está en el tamaño normal, pues recordemos que llegó con el órgano muy inflamado. El conducto biliar ha comenzado a funcionar como se esperaba, la porción de hígado implantado se está desempañando acorde a los parámetros establecidos. Los doctores a cargo, decidieron no transfundirla por ahora porque la hemoglobina subió. Podemos concluir que la evolución de la paciente, ahora mismo, no puede ser mejor.
Nuestra niña está muy animada, activa y se siente mejor. Desde hace una semana se alimenta con papillas a base de carnes y vegetales. Se aprecia en las imágenes y videos el aumento de peso.
El #AmandaVive que un día fue un hashtag, hoy no es solamente un hecho, es una inmensa alegría de la que todos nos podemos sentir orgullos, es la prueba fehaciente, concreta de que cuando la comunidad cubana se une por causas justas, podemos salvar lo que nos propongamos.
Gracias a todos, nunca me cansaré de escribirlo. Creo que mi eterna gratitud es la manera más honesta que tengo de hacerles entender que contribuir con la esperanza de manera firme, perseverante y organizada es la forma coherente para afrontar una crisis, cuando pensemos que todo está perdido.
¡Y repito hoy, si salvamos Amanda, cuántas “cosas” más podremos salvar!