EL AMOR, O LOS DERECHOS EN CUBA

0
31
Por René Fidel González García ()
Santiago de Cuba.- No es que marches tú hoy donde yo marché ayer. Es que no puedo marchar yo donde antes no podía marchar él.
Puedes llamar a esto como quieras, pero seguramente no igualdad, si no podemos hacer lo mismo en una calle nuestra: él, tú, ella, yo, nosotros, entonces no lo es, ni lo será jamás.
Puedes llamar a esto como quieras pero no precisamente una reunión cuando tantos que ayer marcharon contigo, junto a ella y a mí, ya no están, se han ido, se van, se están yendo o ya no los dejan volver. Regresar dicen que soñó Odiseo, pero aún lo hace ella, a Cuba.
Puedes llamarlo como quieras pero no libertad, cuando puedes salir y gritar en público tú – no digo exigir, ves, puedo ser realmente preciso con las palabras y los sentimientos – frases que digan democracia, o Estado de Derecho, justicia, y yo no puedo, ni ellos tampoco, ni nosotros – y esto te incluiría a tí, si creyeras que deberíamos poder hacerlo – sin ser golpeados, apresados y castigados – de una o mil formas, a una y mil noches más –
Presos políticos es el nombre exacto de los privados de libertad para que continúen privados de política.
Puedes llamarlo como quieras pero no Derecho, porque puedes ejercerlo hoy tú, como lo hice ayer yo, y antes él, y ella – ¿la recuerdas a ella? – pero mañana quizás ya no, aunque siga escrito en las leyes altas que hacerlo es para goce de todos: porque dicen las leyes nuevas que parieron los odios viejos, que esto que haces hoy es sedición si lo hago yo – o él y ella – y también tú, si creyeras de verdad que deberíamos ser en vez de tú, o yo, o ellos, nosotros.
Puedes llamarlo como quieras y yo – y estoy seguro que ella y todos los demás que hacemos el nosotros también – creo que deberías poder hacerlo, pero no puedes decir que no eres consciente de que yo tengo que llamar por su nombre a lo que me excluye hoy, como antes hizo con él, y mañana hará contigo, si llegaras a entender que eres también, como todos nosotros, un excluido.
No, no es amor.