PRIMERO DE MAYO POR DENTRO EN CUBA

0
38
Por Manuel García Verdecia ()
La Habana.- Esta mañana escuché una nota por Radio Reloj que expresaba que, a diferencia de otros países, en el nuestro los trabajadores desfilarían en el nuestro pero no para reclamar.
Esto, dicho con una voz vibrante de orgullo entusiasta, me puso a pensar. Entonces me pregunto, ¿es que no tienen nada que demandar? ¿Es que se sienten condicionados a dejar las cosas como están? ¿Es que las organizaciones oficiales que los convocan como sindicatos, organizaciones políticas, CDRs los incitan a celebrar este proceso que aún llamamos revolución pero obviando sus problemas y aspiraciones?
Porque resulta que en todos los sitios adonde voy, tiendas, oficinas, hospitales, bancos, correos, parques, etc., oigo a las personas quejarse de las vicisitudes de sus vidas, de lo escaso de sus sueldos y pensiones de jubilación, así como de lo alto del costo de la vida, al igual que de sus precarias condiciones de trabajo.
Pienso que enorgullecernos porque no se hagan reclamaciones no elimina las privaciones y dificultades que realmente atravesamos.
Ojalá un día se pueda desfilar sin acallar reclamaciones porque ya no haya nada que reclamar.
Sé que ahora muchos desfilarán llevando por dentro sus quejas, mientras repiten consignas y alzan sus comprometidas banderas.