DIGNIDAD, REBELDE Y CUBANA

0
18
Por Manu Pérez
Foto: Juergen Kubano Von Bom
Texas.- Dignidad era una chica amable y de buenos modales, pero terca y rebelde cuando la trataban con violencia o veía injusticias. Siempre abogaba por un plato digno, un hogar digno y un sueldo decoroso para no pecar de redundante.
Un día surgió una epidemia de conformismo y Dignidad enfermó. ¡Fue terrible! Muchas personas dejaron de valorarse y perdieron una buena parte de su humanidad.
Llegó el maltrato, las faltas de respeto y el egoísmo a destruir todo lo que había logrado y fue tan fuerte para ella que no pudo soportarlo y murió. Nadie recuerda con exactitud la fecha porque los políticos se encargaron de mantenerla en secreto, después de todo ¿cómo se podía vivir sin Dignidad?
Entonces maquillaron a otra joven para hacerla pasar por ella y lograron confundir a muchos por largos años. Los alimentos empezaron a escasear o a llegar sucios y manoseados, los derrumbes cobraron sus primeras víctimas y la leche de los niños desapareció. Mas los políticos recordaban que tenían a Dignidad y todos bajaban la cabeza y se culpaban por dudar.
Claro que el chantaje y el engaño no podía ser eterno y mucha gente se cansó de tener una vida miserable donde solo importaba defender la “dignidad». Dignidad murió, sí,
murió en una fila donde dos hombres se golpeaban por unos huesos que se exhibían en el piso, murió en cada silencio ante una mentira, murió ante tanto descaro.
Pero esparció muchas semillas y las que no cayeron a la sombra lograron florecer, otras han sobrevivido bajo la luz que pasa por los barrotes.
Y quién sabe cuántas más solo estén esperando el momento justo para brotar con la lluvia de la libertad.