EL RIESGO DE HACER TURISMO EN CUBA

0
55

Por Anette Espinosa ()

La Habana.- El matrimonio canadiense formado por Caroline Tétrault y Christian Maître, se fue de vacaciones a Cuba y casi a punto de retornar a Shawinigan, donde residen, vivieron momentos de puro terror en la isla, por una repentina enfermedad de Carolina.

La historia la cuenta Radio Canadá, que recoge declaraciones de Christian, quien recuerda que debía volver a su país el 4 de abril, pero el día antes de su vuelo, su esposa presentó un cuadro clínico complicado y…

Ver el link: https://ici.radio-canada.ca/nouvelle/2066973/voyage-hopital-medicament-shawinigan-cuba

«Caroline Tétrault padecía dolores agudos. Sufría de peritonitis; su apéndice estalló. Tuvo que ser operada en un hospital de Cuba. La calidad de la atención estaba ahí, pero muchos otros aspectos parecían pesadillas, empezando por la falta de medicamentos, vendajes y el estado del hospital», cuenta.

Une salle et un couloir.También agregó, siempre según Radio Canadá que «no hay luz, hay perros, es realmente un escenario de película de terror».

«El médico trató de tranquilizarme durante el procedimiento, me dijo: ¡’Aquí no tenemos la infraestructura, no tenemos los recursos, pero tenemos buen personal’. Luego, de verdad, salvaron la vida de mi esposa, así que no podría decir lo contrario», comentó.

La parte más dura, sin embargo, vino después: Caroline Tétrault tuvo que continuar su convalecencia en un hotel cubano, pero el personal del hospital no pudo proporcionarle los antibióticos necesarios, dice su pareja. Los medicamentos le fueron administrados por vía intravenosa en el hospital y no había otra opción.

Tras un llamamiento en las redes sociales y gracias a su familia, pudieron traer medicamentos y apósitos desde Mauricie. Turistas de la región que se dirigían a Cuba le llevaron el preciado material.

Christian Maître especifica que tenían seguro médico y recuerda que «tenía que comprar zumos y helados en el mercado negro para que su pareja pudiera seguir la dieta líquida prescrita en su estado».

Une douche et des portes sales.Por esa razón, aconseja a todos los que viajan al extranjero que se informen sobre el nivel de atención y la infraestructura sanitaria», en velada referencia a la situación en la isla de Cuba, donde el turismo canadiense es de los más asiduos.

Para Christian es importante averiguar si al lugar al que van cuenta con «la infraestructura para tratarnos y si  tienen acceso a los recursos», porque la experiencia que vivieron en Cuba no fue nada halagüeña, por más que hayan impedido que su esposa muriera de peritonitis.

«Realmente hay preguntas que tenemos que hacernos porque podemos estar en serios problemas. Entonces para mí, si no hubiera tenido a la gente de Mauricie, entonces mi familia, sinceramente, no sé qué habría pasado», afirma Christian Maître.

Entre los planes del matrimonio de Shawinigan no está regresar a Cuba. Y aunque no lo dicen, lo más probable es que le recomienden a los conocidos, que tampoco lo hagan.

Son cosas que pasan en Cuba. Incluso en el turismo, que supuestamente es un sector privilegiado, en el que no debe faltar nada, y donde faltan incluso hasta los lácteos, como en fecha reciente en Cayo Santamaría, en Villa Clara, donde un hotel atestado de extranjeros, no tenía ningún derivado de la leche: mantequilla, queso, leche, yogurt o helado.

Y así construyen cada vez más hoteles.