UN LIBRO INFANTIL ES MI FAVORITO

0
7
Por Gretell Lobelle
La Habana.- Apenas tengo libros. Gaby sí, desde una necesidad compulsiva, atesorarlos, de música sobre todo. Tiene un montón de libros que no me canso de decirle que los done a una biblioteca.
Soy bibliotecaria. Me gustan los libros en los sitios donde se puedan leer, donde cualquiera puede llegar y elegir. Mi sueño y cacareo en espacios de acceso a la información van de dominio público, también de un mundo lleno de bibliotecas.
Hay un libro que si tengo. Lo rescaté. Tuve el mío cuando salió su última edición. Se lo regalé a un niño que necesitaba leerlo en esos días. Comenté por acá la historia y se aparecieron con otra edición. Igual cualquiera de las ediciones, es «La noche» una biblia, un icono de adoración, ideas y palabras desde donde imagino que se puede construir el mundo, el sano, el justo.
No me apena decir que es un libro infantil mi favorito. Creo que es el género mas difícil de escribir, también el más importante. No soy buena lectora. Los libros pasan y me dejan vivencias, sensaciones, palabras. Después olvido autores, títulos y vuelvo sobre ellos siempre buscando, hurgando la sensación. Más allá de entrar en apologías, discusiones de literatura, sapiencia gremial, ego trasuntado en citas y nombres, vivo un libro y eso me sirve.
La noche
(Excilia Saldaña, fragmentos)
―Abuela, ¿cómo aprendo la lección de ser sabia, humilde y discreta?
―Por cada pregunta antigua, sal y busca una respuesta. Por cada respuesta que halles, siembra una pregunta nueva.
―Abuela, ¿qué es mejor, ser río o ser puente?
―Ser río, si quieres conocer la corriente, ser puente si no quieres pasar frío.
―Abuela, ¿has conocido la mentira?
―Sí, es un dardo de vidrio que te hiere la mejilla.
―Abuela, ¿qué es la envidia?
―La muerte lenta y terrible de los que no tienen vida.