LOS NEGROS EN GÜINES

0
17
Por Esteban Fernández Roig Jr.
Miami.- Detesto las dos absurdas posiciones que muchísima gente asume con respecto a los negros. Los que los desprecian y menosprecian y los que los consideran superiores y los guataquean.
Mi forma de tratarlos siempre ha sido “de igual a igual”, no mirar el color de su piel y al igual que a los blancos definirlos por su proceder.
He conocido a quienes los odian y critican, y viceversa: He estado en una fiesta de blancos americanos, llega un negro y lo rodean halagándolos, a decirles que “votaron por Obama y que sus cantantes favoritos son Ray Charles y Stevie Wonder».
Y todos -por mucho que detesten a los negros- presumen hipócritamente de tener un par de amigos negros.
En lo que a mí respecta, allá en Cuba nunca consideré que tenía amigos negros o blancos, para mi simplemente eran buenos amigos y buenas personas.
Y los que me conocen de cerca saben que más de la mitad de mis íntimos amigos eran negros.
Hermanos para mí siempre fueron, y son, Ángel “Cuqui” Amorós Oliva (en la foto), Ángel Budete (trabajando en El Anón del Parque) Bebo McGregor, el genial pelotero Candito Rojas, y mi fallecido y brillante vecino el abogado Carlos Fagundo Piedra.
Todos fieles a mí, y como dice Jesús hernández: “Todos recordándote en sus conversaciones en el parque”.
Sobre todo “Cuqui” Amorós, recordando siempre el viaje que dimos Milton Sorí, él y yo a visitar a Manolo Amich en Varadero.
Créanme que muchísimo años antes de que Martin Luther King dijera: “Busco el día en el que la gente no sea juzgada por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”, ya nosotros lo practicábamos en el parque de Güines.