LA VIDA ES DURA, PERO ES LA VIDA

0
15
Por Ileana Medina Hernández ()
Tenerife.- La vida es dura. Para todo el mundo. Menos mal que uno se da cuenta tarde y mientras tanto, la juventud empuja.
Pero también es hermosa. Y es lo único que hay.
La rabia y el dolor no pueden ganarnos, o habrán ganado los que separaron a nuestras familias y destruyeron nuestro país.
No nos ganan mientras tengamos en nosotros la inteligencia, la libertad de pensamiento, la decencia, la bondad en el corazón… lo que nadie puede arrebatarnos ni en el fondo de una cueva, ni en la celda de una prisión. No son relativas, y todo el que no esté demasiado dañado, sabe reconocer cuándo están y cuándo no, incluso dentro de sí mismo.
Lo que somos, independientemente de las circunstancias que nos hayan tocado en la vida, de qué posesiones tengamos, en qué trabajemos o donde vivamos, es nuestra esencia y es tan valioso que nadie puede arrebatárnoslo ni lo cambiaríamos por nada. Es nuestro fuego y es nuestra agua, lo único que enciende nuestro brillo y lo único que nos lleva a la paz.
Somos hormiguitas en el universo, no somos nada y sólo cuando nos damos cuenta podemos serlo todo.