JORDANIA ENTRE LA ESPADA Y LA PARED AL INTERPONERSE ENTRE ISRAEL E IRÁN

0
13

Redacción Internacional

Amán.- Jordania y su complicada tesitura geopolítica quedaron expuestas tras el ataque de Irán contra Israel, que forzó al reino hachemita a interponerse entre ambos, mientras el Gobierno de Benjamín Netanyahu destruye Gaza, amenaza con expulsar a los palestinos e ignora los pedidos de Amán para un alto el fuego.

El derribo sobre Jordania de drones y misiles que iban dirigidos a Israel, a expensas de que algunos de ellos cayeran sobre la población local y el costo económico que eso supone, abrió un debate entre quienes sostienen que el país solo defendió su soberanía y previno una escalada del conflicto sin vulnerar su apoyo a la causa palestina y quienes ven que solo ayudó a Israel, que incumple sistemáticamente todas las normas internacionales.

En las últimas semanas han sido frecuentes las protestas y manifestaciones en el país árabe en favor de Palestina, así como las críticas por las gestiones de Amán ante las acciones de Israel en Gaza, pese a que Jordania y el rey Abdalá II han sido los más infatigables críticos de Netanyahu.

Medios y autoridades iraníes también han criticado duramente a Amán como “defensor” de “la entidad sionista”.

Proteger la seguridad de Jordania y Oriente Medio

El rey Abdalá de Jordania
El rey de Jordania, Abdalá II. EFE/EPA/Hollie Adams

Nabil al Atum, profesor en Ciencias Políticas y experto en Irán de la Universidad de Yarmouk, consideró en declaraciones a EFE que se actuó correctamente, en el contexto de los intentos jordanos por “construir buenas relaciones con todas las partes”, incluidos los líderes de Teherán, para “preservar la seguridad regional y nacional”.

Al Atum apuntó que Jordania ya impide regularmente que grupos vinculados a Irán en la frontera jordano-siria usen el país como ruta para el paso de drogas y armas.

Amán desconfía de Irán

El politólogo recordó también que Amán desconfía de Irán y ya cerró la puerta a varios proyectos económicos o incluso a planes para fomentar el turismo religioso iraní precisamente para no facilitar “la agenda iraní”.

En esta línea, afirmó que las protestas en Jordania son intentos por “desestabilizar la seguridad interna y cuestionar la posición jordana sobre la cuestión palestina”, un argumento más para que “no permita que sus fronteras aéreas sean un escenario de represalias entre Israel e Irán para ajustar cuentas”.

El ministro de Asuntos Exteriores jordano, Ayman Al Safadi
El ministro de Asuntos Exteriores jordano, Ayman Al Safadi. EFE/EPA/Anna Szilagyi

Eso mismo subrayó el ministro de Asuntos Exteriores jordano, Ayman al Safadi, quién pidió a Irán que deje de “ofender a Jordania”, ya que su país “quiere buenas relaciones con todas las partes”.

Para el analista político en asuntos israelíes Ayman al Hunaiti, el país se centró solo en defender la “soberanía en primer lugar” y en “prevenir los intentos de escalar la situación”.

“Jordania está evitando la escalada en todos los frentes”

“Jordania está evitando la escalada en todos los frentes, y cualquier medida que tome se realizará en coordinación con sus aliados para que sus mensajes sean fuertes y claros para Irán y para el exterior”, dijo a EFE Al Hunaiti.

Este mensaje no iría tan solo hacia Teherán, sino también hacia Israel, a quien acusó de imprudencia por haber interferido en el sistema de GPS, que podía haber “matado a ciudadanos jordanos si estos proyectiles hubieran caído sobre centros de población”.
“No se permitirá que la seguridad jordana se vea comprometida, ni por Israel ni por Irán”, añadió Al Hunaiti.

Coste moral

Una calle de Amán
Una calle de Amán. EFE/EPA/Andre Pain

Que Amán se haya dirigido a ambos contendientes para que no usen su territorio refleja su posición de estar “entre la espada y la pared”, con “Irán, sus aliados en Irak y Siria” por un lado, “e Israel, que causa sufrimiento en Gaza y una opinión pública que rechaza que se repeliera el ataque” en el otro, dijo a EFE el analista político Amer al Shoubaki.

“Lo sucedido tiene coste para Jordania, tanto financiera como moralmente”, resaltó.

Para el politólogo, lo sucedido no cambia “la posición de Jordania sobre la cuestión palestina” e insistió en que son ambos países, Irán e Israel, los que están desestabilizando el país.

“Lo que Jordania hizo fue lo mínimo que podía hacer para mantener su seguridad, pero el problema radica en que Israel explota esta situación para considerar que Jordania está a su lado, y esto es para cambiar la brújula de lo que está haciendo en Palestina”, dijo Al Shoubaki.

En ese sentido, mientras el mundo aguarda una represalia israelí, que si se dirigiera a Irán tendría que pasar casi con toda seguridad sobre Jordania, el ministro Al Safadi salió el lunes a decir que el país “enfrentará cada misil que penetre” en su espacio aéreo, “ya sea iraní o israelí”.

Precisamente, la madrugada de este martes la Fuerza Aérea de Jordania incrementó su sobrevuelo del cielo del reino árabe para defender el espacio aéreo, una medida para “confirmar la firme posición de Jordania de no permitir el uso de su espacio aéreo por ninguna de las partes y para ningún fin”. (EFE)