EL CAPITALISMO CRUEL

0
20
Por Mkc Cerralvo ()
Santa Clara.- Cada vez que veo una tienda de dos y tres pisos, que ocupa media cuadra, con sus departamentos, sus góndolas, exhibidores, mostradores cajas de cobro, y todo su mobiliario…
Además de tener decenas de trabajadores, desde los vendedores, cajeros, jefes de área, de piso, almaceneros, económicos, contadores, comerciales, de recursos humanos, y sus directivos…
Toda bonita, toda llena de carteles, cristales, aires acondicionados (aunque no se utilicen)…
Y ver que una persona, en su casa, vendiendo por una ventana, tiene más mercancía que la tienda, y vende más…
Ahí reafirmo que el capitalismo es cruel.
¿Cómo ese infeliz tiene que hacer el trabajo de más de 20 personas, vendiendo él sólo más que la tienda, cargando y consiguiendo su mercancía, sin un sindicato que lo proteja, que lo convoque a reuniones a actividades, a actos políticos y trabajos voluntarios para que pueda descansar de tantas ventas?
Si llegara ese capitalismo cruel a todos nuestros sectores de la economía, que el 10 por ciento de los trabajadores produjera más que toda la empresa, que toda la fábrica, que toda la agricultura, ¿qué se haría el otro 90 por ciento de los trabajadores?
¿Se acabarían las actividades, actos políticos, reuniones, trabajos voluntarios y demás cosas tan importantes hoy?
¿A dónde iríamos a parar como país?
Y si llegara ese capitalismo cruel a las altas esferas de dirección, y con el 10 por ciento de los ministros, directivos y funcionarios se gobernara el país… ¿dónde iríamos a meter a tantos directivos y cuadros que se han preparado toda su vida para ser directivo y no saben hacer otra cosa?
¿Qué haríamos con tantas escuelas del partido, tantos militantes, tantos comités de base, tantas organizaciones políticas que hoy superan hasta a los campesinos?
Pero que “suerte” que NO tenemos ese capitalismo cruel, y que podemos seguir siendo lo que somos.
Pero ojo con los vendedores de ventana, que están acabando con las tiendas. Y esas pequeñas empresas y negocios privados que están dejando atrás a la empresa estatal socialista… Que si esa plaga capitalista sigue creciendo y se extiendo a otros sectores,
¡vamos a perder «La Gloria» que se ha vivido…!