EL DESASTRE Y MÁS NINGUNO

0
12

Por Oscar Durán

La Habana.- Si a estas alturas del play tú pensaste que las cosas en Cuba van a mejorar, ve bajándote de esa nube. Ni el mismísimo Miguel Díaz-Canel ya se atreve a decir “Cuba avanza y eso les duele”. Qué manera de desgraciarse este país por culpa de unos imbéciles aferrados al poder.

Vamos a poner un solo botón de muestra: la canasta básica, ese patrimonio desgastado de la «Revolución». Cogeremos de ejemplo a Guantánamo, la última de nuestras provincias, donde deben haber miles de seres humanos pasando las de Caín, con el estómago pegado a la espalda y preparados para salir corriendo como Juantorena cuando se corra la voz de “llegó el arroz a la bodega”.

En ningún país del mundo nada de esto es noticia, pero lamentablemente aquí en Cuba es el pan nuestro de cada día. Imagínese que mañana salga Emmanuel Macron en medio de un podcast tirándose algo así como esto: “¿El apagón por qué se da? Tú tienes una demanda, y tú tienes una capacidad de generación. Si la capacidad de generación está por encima de la demanda, tú cubres la demanda. Si la capacidad de generación queda por debajo de la demanda, hay apagón. Y entonces las horas (de apagón) son lo que dure el tiempo en que hay una diferencia entre oferta y demanda.”

Pero no nos desviemos del asunto y volvamos al Guaso. “La provincia tiene 324 bodegas en las que falta completar las siete libras de arroz previstas y unas 416 pendientes por las cuatro de azúcar, esta última sujeta a la producción del central Argeo Martínez”, ha dicho el diario Venceremos.

“El Salvador tiene 11 bodegas sin recibir aún el aceite del mes de febrero y la entrega de compota que debió hacerse a inicios de año, la están entregando según disponibilidad.

“En cuanto a la leche, se logró distribuir una cantidad que permitirá la cobertura durante los próximos diez días de abril, mientras que el huevo, solo se dio a las embarazadas en marzo y se evalúa las condiciones del territorio para su entrega.

“Hasta el momento, para el presente mes solo hay garantía de los granos, el resto de los alimentos se entregará en la medida que se culmine la distribución de marzo y lleguen a la provincia los insumos necesarios para abril.”

Por arribita les hice un paneo de cómo anda el relajo en este país. El pedido de millones de personas sobre un cambio urgente en la isla, también pasa por esto, porque quieren desayunar, almorzar y comer con dignidad. 

Somos un pueblo insalvable, definitivamente. La miseria castrista nos tiene condenado a cadena perpetua, mientras ellos -los de guayaberas planchadas- siguen vacilando y haciendo lo que le da la gana. Incluso, aunque tengan el desastre y más ninguno.