VIVIR EN LAS DIFERENCIAS

0
10
Por Gretell Lobelle ()
Matanzas.- Muchas gente espera de mí que escriba desde una postura activa, radical, cosas que pasan en mi isla. Normalmente cuento mis historias de vida. Lo que veo, cómo lo siento, cómo me alegra o afecta.
Creo en las acciones, en un activismo social comprometido ante el principio fundamental que debería practicar un ser humano: el respeto y empatía por otro ser humano.
Por eso no me verán realizar un post político, ni siquiera asumir una postura a favor o en contra de uno u otro extremo. Me preocupan, dañan o entristecen las otras cosas atravesadas también por lo político.
Lo político está. Siempre ha estado. El caos de esta isla se encuentra sustancialmente metido en el ADN del cubano. Aspiramos a una sociedad justa, o al menos esa es la idea que al parecer defiende la mayoría.
He visto mucha gente querida destrozarse por posturas en relación a este archipiélago y sus gobernantes y muy pocas destrozarse por cosas que afectan a minorías.
Mi muro nunca será sitio para ese campo de batalla. No es letargo, no es abulia, es mi manera de ver la vida, la singular manera de elegir mis guerras. Mis afectos saben cuánta tristeza, lágrimas, depresión y rostro arrugado y canas me está sacando esta tierra.
Tengo amigas con niños autistas*. Saben de mi admiración y la ternura más profunda que siento por ellos. Mis días de bibliotecaria pública me acercaron a personas y sus diferencias. Cuando estuve en el rol de decisor en una biblioteca rectora tenía el sueño de un sitio sin divisiones departamentales o salas especializadas. Un sitio común que con el uso de la tecnología y el diseño espacial del lugar pudieran convivir todos los individuos y sus diferencias. Aún tengo ese sueño.
Mi cabeza y mi corazón funcionan así. Mi ideología, mi religión, mi fe de vida van de aprender, aceptar, respetar, vivir en las diferencias. De esto van mis post. Este es el micronicho que elijo, el espíritu que ronda mi muro de esta red social, el activismo que defiendo por una sociedad inclusiva.
Esa es la batalla que libro, esa es la voz que yo alzó. Una sociedad donde quepamos todos, que se ocupe de todos, que diseñe sus estructuras en función de todos, que no segregue, segmente. Una sociedad también donde cada hombre y mujer respete, tolere, acepte y viva en las diferencias, como única forma de convivencia.
*El AUTISMO NO ES UNA ENFERMEDAD es una afección relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras personas.