IRÁN DICE QUE ISRAEL BOMBARDEA SU EMBAJADA EN SIRIA Y MATA A COMANDANTES

0
12
Redacción Internacional
Damasco.- Presuntos aviones de combate israelíes bombardearon el lunes la embajada de Irán en Siria en un ataque que, según Irán, mató a siete de sus asesores militares, incluidos tres altos comandantes, y que marcó una importante escalada en la guerra de Israel con sus adversarios regionales.
Reporteros de Reuters en el lugar en el distrito Mezzeh de Damasco vieron a trabajadores de emergencia trepando sobre los escombros de un edificio destruido dentro del complejo diplomático, adyacente al edificio principal de la embajada iraní. Los vehículos de emergencia estaban estacionados afuera. Una bandera iraní colgaba de un asta junto a los escombros.
El embajador de Irán en Siria dijo que el ataque alcanzó un edificio consular en el recinto de la embajada y que su residencia estaba en los dos pisos superiores.
El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán dijo en un comunicado que siete asesores militares iraníes murieron en el ataque, incluido Mohammad Reza Zahedi, un alto comandante de su Fuerza Quds, que es un brazo paramilitar y de espionaje extranjero de élite.
Israel ha atacado durante mucho tiempo las instalaciones militares de Irán en Siria y las de sus representantes, pero el ataque del lunes fue la primera vez que Israel atacó el vasto complejo de la embajada.
Ha intensificado esos ataques en paralelo con su campaña contra el grupo palestino Hamás, respaldado por Irán, que inició la guerra de Gaza con un ataque del 7 de octubre contra Israel que mató a unas 1.200 personas y tomó 253 rehenes, según los recuentos israelíes.
Más de 32.000 palestinos han muerto en la ofensiva israelí en Gaza, según las autoridades sanitarias palestinas.
El ejército de Israel ha intensificado los ataques aéreos en Siria contra el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán y el grupo armado libanés Hezbollah, respaldado por Irán, que apoyan al presidente sirio Bashar al-Assad.
Israel normalmente no habla de los ataques de sus fuerzas a Siria. Preguntado sobre el ataque, un portavoz militar israelí dijo: «No comentamos las informaciones de los medios extranjeros».
El New York Times citó a cuatro funcionarios israelíes anónimos que reconocieron que Israel había llevado a cabo el ataque.
La misión iraní ante la ONU describió el ataque como una «flagrante violación de la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y el principio fundamental de la inviolabilidad de las instalaciones diplomáticas y consulares».
Hezbollah, el grupo libanés considerado el representante armado más poderoso de Irán en la región, prometió tomar represalias. «Este crimen no pasará sin que el enemigo reciba castigo y venganza», afirmó el grupo en un comunicado.
Las naciones musulmanas, incluidas Irak, Jordania, Omán, Pakistán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, también condenaron el ataque, al igual que Rusia.
Anteriormente, el embajador de Irán en Siria, Hossein Akbari, que resultó ileso, dijo a la televisión estatal iraní que entre cinco y siete personas, incluidos diplomáticos, murieron y que la respuesta de Teherán sería «dura».
Los medios estatales iraníes dijeron que Teherán creía que Zahedi era el objetivo del ataque. Su segundo y otro comandante de alto rango también murieron junto con otras cuatro personas.
La televisión iraní en idioma árabe Al Alam dijo que Zahedi era un asesor militar en Siria que se desempeñó como jefe de la Fuerza Quds en el Líbano y Siria hasta 2016.

TENSIONES REGIONALES

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, dijo que Washington seguía «preocupado por cualquier cosa que pudiera intensificar o causar un aumento del conflicto en la región», pero no esperaba que el ataque afectara las conversaciones sobre la liberación de rehenes israelíes retenidos por Hamás.
Los analistas estaban divididos sobre si el ataque al complejo de la embajada iraní provocaría una violencia significativamente mayor.
Jon Alterman, del grupo de expertos CSIS de Washington, dijo que el ataque probablemente reflejaba la creencia de Israel de que tales ataques son disuasorios y hacen que un conflicto más amplio sea menos probable, en lugar de aumentarlo.
«Los israelíes están convencidos de que si intentan quedarse atrás, la amenaza crecerá y no disminuirá», afirmó. «Están convencidos de que si hacen algo como esto periódicamente, sus adversarios se verán disuadidos».
Sin embargo, Steven Cook, analista del Consejo de Relaciones Exteriores de Washington, vio potencial de escalada.
«El IRGC puede aflojar las restricciones a sus representantes en Irak y Siria, poniendo nuevamente en peligro a las fuerzas estadounidenses», dijo. «Los iraníes también podrían ordenar a Hezbollah que intensifique sus ataques contra Israel, que se han vuelto más audaces y numerosos». (Reuters)