POCAS VECES UNA DENUNCIA SOCIAL FUE LLEVADA AL CINE CON SEMEJANTE BRILLANTEZ

0
38
Por Andrea Greta
Madrid.- «En el nombre del padre» es un drama histórico de 1993 que narra la historia real de Gerry Conlon, un joven irlandés que fue condenado injustamente por un atentado del IRA en Londres. La película sigue la lucha de Gerry por demostrar su inocencia y obtener su libertad.
La manipulación judicial, el opresivo estado bélico en la que estaba sumida Irlanda del norte, y el tremendo drama de Gerry Conlon quedan perfectamente reflejados en una de las mejores películas de los noventa.
Historia real tratada de forma magistral por su director Jim Sheridan, sin adornos, sin exageraciones, sin más intención que la de mostrarle al mundo lo que ocurrió, así fue y así se lo hemos contado.
Daniel Day-Lewis y Pete Postlethwaite ofrecen dos de las mejores actuaciones de sus carreras. Day-Lewis está magistral como Gerry, transmitiendo su furia, dolor y determinación. Postlethwaite, por su parte, es memorable como el padre de Gerry, un hombre que nunca pierde la esperanza.
Dirigida con gran sensibilidad y maestría, Sheridan crea una atmósfera tensa y claustrofóbica que refleja la experiencia de Gerry en prisión.
El guion basado en el libro de Gerry Conlon, es impresionante y este filme se convierte en una pieza clave del cine europeo, mezclando drama, acción y finos toques de humor que derivan en una narración absolutamente espléndida.
Es inteligente y conmovedor y te mantiene en vilo hasta el final.
La película es un poderoso alegato contra la injusticia y la brutalidad policial y que te hace reflexionar sobre la importancia de la justicia y los derechos humanos.