LARGA VIDA A LA UTOPÍA

0
12

Por Jorge Dalton ()

La Habana.- Gritan muchos en Cuba que defienden ciegamente hasta morir, al oficialismo. Sin embargo, la utopía es de las cosas que más daño han hecho a la sociedad cubana de manera irremediable.

Algo huele a podrido en Dinamarca y hasta en la isla de Pinos, diría hoy William Shakespeare.

Todo se desborda como una cloaca de aguas negras de manera incontenible y sin control. En medio de esa podredumbre, de ese callejón sin salida, el oficialismo es cada día más mezquino, leonino, corrupto, barrigón, cada día más delincuente y por ende, cada día menos transparente y desacreditado, ocultando todo lo que tenga que ser ocultado, porque tienen un conflicto enfermizo con la verdad y ese conflicto ha llegado a ser algo muy cotidiano, desgraciadamente también, en la sociedad cubana que tambien lastimosamente esta acostumbrada a ocultar, a autoengañarse.

Cuba atraviesa por una crisis permanente que parece no tener solución, no solo es económica, sino también política y, sobre todo, moral. Es un estado quebrado, en bancarrota en todos los sentidos y no tiene salvación así pasen 20 o 60 años más.

Esta imagen de ayer, a las 6 de la tarde, en la calle San Rafael ya no se puede ocultar, es algo típico de muchas calles de La Habana, que nos revela cuan podrido esta todo, una imagen que desde hace ratos es para siempre.