LA REINA DEL JUDO CUBANO

0
15
Pucho Oroza
Varadero.- En el firmamento deportivo mundial, brilla, con luz propia, una leyenda del deporte cubano e internacional, una guantanamera que nació para ser campeona y que se convirtió en la reina del Judo cubano: Driulis González.
Nacida en 1973, ya con apenas 15 años se convertía en la campeona cubana más joven de la historia, ganándose el derecho a ingresar en el equipo nacional, dirigido por el prestigioso entrenador Ronaldo Veitía. Sería el comienzo de una carrera única e irrepetible.
Driulis, a base de sacrificio, entrega, entrenamientos y una competitividad sin paralelos, terminó su carrera siendo la segunda judoca más laureada del planeta, solo superada por la japonesa Ryoko Tani Tamura.
En cinco Juegos Olímpicos alcanzó cuatro medallas: dos bronces, una plata y la gloria olímpica en Atlanta 1996, dejando una de las muestras de coraje más recordadas en citas estivales al competir con una grave lesión cervical. Cuatro veces Campeona Mundial, con dos platas y dos bronces; cuatro medallas de oro en Juegos Mundiales Universitarios. Cuatro veces campeona Panamericana y siete veces Titular de los Panamericanos del Deporte, Tres veces titular Centroamericana, además de otros títulos y medallas en eventos Grand Prix, Judokis Dorado, entre otros.
Driulis es un ejemplo de longevidad en el deporte, con casi dos décadas de resultados, en 2007, con 34 años, sostuvo 42 combates donde no conoció la derrota y de ellos, 36 fueron victorias por Ippón.
González fue seleccionada entre los 10 mejores atletas de Latinoamérica en los años 1995, 1996, 1998 y cinco veces la mejor atleta femenina de Cuba. En 1995, además, año en que ganó todas sus peleas por Ippón, fue proclamada Mejor Atleta Femenina del Mundo, distinción compartida con la gran Ana Fidelia Quirot. También estuvo entre los 100 mejores atletas cubanos del siglo XX.
Considerada la mejor judoca del Siglo XX en América y una de las más completas del planeta de todos los tiempos en la división de los 57 y 63 kg, el 22 de agosto de 2015 fue exaltada al Salón de la Fama de Judo. En ese momento, solo ella y otro cubano, Héctor Rodríguez, figuraban entre los únicos 30 con ese reconocimiento, entre entrenadores, deportistas o federativos.
Driulis González es la Reina del Judo Cubano y una Leyenda del Deporte Mundial. Orgullo de Cuba.