DIASNIURKA SALCEDO YA ESTÁ EN MIAMI

0
34

Por Oscar Durán

La Habana.- “Ha sido una travesía bien difícil, pero ya estamos en tierra de libertad”, dijo en exclusiva a El Vigía de Cuba la activista Diasniurka Salcedo Verdecia, quien acaba de arribar a Miami junto a su esposo y dos de sus hijos, luego de ser liberados este lunes por las autoridades migratorias de Estados Unidos.

“Llevamos dos meses y medio luchando para llegar aquí. Ahora mismo tengo sentimientos encontrados porque nunca pensé abandonar Cuba. Yo quería quedarme allá luchando con los míos, pero no tuve otra opción”, declaró Salcedo Verdecia.

Esta manzanillera, a quien el régimen acosó, maltrató y desterró de su propio país, le dio la gracias a todos los que estuvieron presentes durante este proceso tan complicado. 

“A los cubanos, decirles que van en mi corazón. Diera todo por cambiar la realidad y en vez de pasar por todo esto, lucharía desde mi patria por la libertad de Cuba. No saben lo difícil que es exponer nuestra familia por culpa de una dictadura”, enfatizó

Cientos de amigos le han llenado el perfil de Facebook a Diasniurka con comentarios positivos y de aliento. Uno de ellos, el de su amigo Jorge Mluna fue bastante estremecedor.

El día que decidí ser libre y vencí el miedo en mi mente, tuve la oportunidad de conocer a esta gran mujer, una mujer que proyecta carácter, fuerza y muchos timbales. Ese día no lo olvido porque fue un gran día. Hoy ya estás en libertad, guerrera, y que mejor esta alegría desde la distancia. Te lo mereces una y mil veces porque eres el verdadero ejemplo de mujer cubana….“

También se sumó a la ola de apoyo, su amiga Isis Ro, quien acompañó su texto con una imagen de una cerveza Heineken y un cartel escrito con las palabras Sí Pudiste.

Hoy definitivamente es día de celebrar. Celebro porque ya no volverás a sentir el acoso, las amenazas, el fantasma de la prisión, ni el acecho constante contra tu vida. Celebro porque te espera el abrazo que sueñas con obsesión, tanto dormida como despierta, y que será el mejor bálsamo para tus heridas.

“Pero más que todo, celebro las veces que me dijistes Ya no puedo, no puedo más. Y cuando ya no hallaba cómo darte fuerzas, recurría a tus mismas palabras: Toca Seguir.”

La pesadilla para Diasniurka acaba de terminar. Aunque dejó parte de su familia en la isla, ahora toca abrirse camino en los Estados Unidos y seguir denunciando ante el mundo todas las injusticias a la que fue sometida por el régimen castrista.