MÁS DE LO MISMO CON LOS DEFENSORES DEL CASTRISMO

0
17

Por Jorge Menéndez
Cabrils.- La «periodista» Mayté García, del periódico Sierra Maestra, quería ganarse su botellita de aceite para fin de mes o sabía que lo de las protestas en Santiago de Cuba no estaba concluido, y que el derecho a réplica sería la visita de Díaz-Canel, con lo cual ella aprovecharía el momento de oro. Aunque puede ser que sea masoquista y mientras menos de todo exista en la provincia, más revolucionaria ella se siente.
Con su artículo titulado «Nadie puede arrebatarnos la paz», me deja un interrogante inicial: ¿Será que la paz se come y te quita el hambre?
Esta señora, sin pudor alguno, se abroga el derecho a dar calificativos a las madres que fueron a protestar, cuestionando quién vende la leche que le pertenece a cada cual por diversas circunstancias.
Según ella, el objetivo de estas protestas es denigrar la obra de la revolución, por eso los vídeos de la gente pidiendo comida y luz.
Sin embargo, veo una gran contradicción en su escrito, porque si asume que no hay comida, ni siquiera leche, y que no hay luz, ¿es esa la obra de la revolución de la cual nos habla?
La periodista se refiere a que no debe ser coincidencia que mientras más jodida esta la situación, entonces es cuando la gente salió para la calle, insinuando la participación de la mano negra del imperio detrás de las protestas, en un capítulo más del mismo discurso manido de los dirigentes cubanos.
¿Será que la gente tiene que salir a protestar cuando tiene comida, luz y aire acondicionado?
Al parecer, Mayté García Tintoré controla en su provincia a los protegidos de la revolución que vio protestando, pero yo le podría decir a la referida periodista que, como se toma el trabajo de observar a esa gente, se tome su tiempo también en pasearse por Santiago para vea cuánta indigencia hay, cuántas personas pernoctan en las calles, cuántas buscan algo para comer en la basura, cuántos revolucionarios de antaño hoy están abandonados por esa revolución a la que dieron su vida, incluso internacionalistas.
Criminal no es que una madre salga a protestar bajo el sol para poder darle algo de comer a sus hijos. Eso, aunque usted lo niegue, es muy lógico. Lo que no es lógico es que una periodista, como usted, que debiera estar en esa misma situación que la mayoría, sea borrega y sierva de una revolución que nos lo ha quitado todo, hasta la dignidad, y usted es un caso fehaciente.
Es usted una indigna por tratar de tergiversar la situación de Cuba y oponerse al verdadero sentir de su pueblo sufrido.
Es usted una sierva de una revolución que involucionó y nos convirtió en esclavos de cuatro capataces que deciden lo que podemos o no comer, cuántas horas tenemos luz, o cuándo nos podemos asear.
Es muy vergonzoso que a estas alturas existan personas como usted, Humberto López o Michel Torres Corona, dispuestas a trabajar para distorsionar la realidad del fracaso de su revolución y dispuestas a comer las miserias de sus amos.
Es indignante ver cómo algunos cubanos, ante la situación a la que nos han llevado cuatro ineptos capataces, se prestan para hablar tantas sandeces con el objetivo de desviar la atención del hambre y la indigencia en la que vive Cuba entera. Ese Si, señora Mayté García Tintoré, es un logro de su revolución.