HABLANDO DE APUESTAS: PETE ROSE

0
16
Por Pucho Oroza
Varadero.- El mundo del béisbol ha estado en pura alarma desde hace unos días, cuando se ha destapado el caso de apuestas ilegales del traductor y amigo de Shoei Ohtani. Una investigación por parte de la oficina del Comisionado de MLB está en curso y todos están a la expectativa para ver si la estrella japonesa guarda o no relación directa en este polémico asunto.
Lo cierto es que este caso viene siendo el mayor escándalo de apuestas desde el lamentable suceso que involucró a un extraclase: Pete Rose.
Rose fue uno de los mejores jugadores de las Grandes Ligas, posee el récord de MLB en hits, con 4,256. Fue electo como Novato del Año en 1963 y tuvo 17 apariciones en el Juego de Estrellas en cinco posiciones diferentes. Además , fue merecedor de un premio MVP y estuvo en nueve ocasiones en el top 10 de la votación. Tuvo tres títulos de bateo, tres anillos de Serie Mundial, dos Guantes de Oro y un Bate de Plata, pero a pesar de eso, es el único jugador vivo vetado permanentemente por MLB para ser electo como miembro del Salón de la Fama. ¿La causa? Las Apuestas.
En 1989, el entonces manager de los Rojos de Cincinnati fue objeto de una investigación por el Comisionado de MLB, Bartlett Giamatti, debido a informes que vinculaban a Rose con apostadores ilegales. El informe fue concluyente: mientras se desempeñaba como manager de los Reds, Pete Rose había apostado ilegalmente en juegos y equipos de MLB, incluyendo a Cincinnati, lo cual violaba las reglas de la Liga. En total, Rose apostó en 52 juegos de los Rojos de Cincinnati en 1987, donde invirtió un mínimo de 10 mil dólares al día, a su favor, nunca apostó en su contra o en contra de su equipo.
El 24 de agosto de 1989 fue una fecha negra en la historia de la Gran Carpa, el exjugador de la «Maquinaria Roja» Campeones de las Series Mundiales de 1975-1976 de Grandes Ligas tuvo que firmar un acuerdo en el que aceptaba una suspensión de forma indefinida de la MLB.
Esperemos que Ohtani no corra igual suerte, sería un duro golpe a las Grandes Ligas y al deporte en sentido general, pues el japonés es una de las caras icónicas de la MLB.