SHOHEI OHTANI: ¿CULPABLE O INOCENTE?

0
26
Por Pucho Oroza ()
Varadero.- La MLB ha iniciado una investigación formal en el caso del interprete de Shohei Ohtani, el jugador y las apuestas. El escándalo que explotó hace unos días, que involucra a Ippei Mizuhara, uno de los mejores amigos de la estrella japonesa, está en la mira de todos, y podría traer problemas para el jugador.
Los hechos: el 20 de marzo los Dodgers despidieron al traductor de Ohtani, pues éste tenía una gran deuda de juego con un corredor de apuestas ilegal que estaba bajo investigación federal.
Mizuhara, pidió a su amigo Shohei que pagara la deuda por él. Las autoridades federales encontraron pagos de transferencia bancaria desde la cuenta de Ohtani a una cuenta bancaria asociada con la operación de apuestas en la NBA, NFL, fútbol y fútbol americano universitario en los últimos años.
La deuda era de cuatro millones y medio de dólares. Después de la apertura de la temporada 2024 de los Dodgers, Mizuhara dijo al equipo y a los jugadores sobre su adicción al juego y que un informe estaba a punto de salir.
Consecuencias: La Regla 21 del reglamento de Major League Baseball sostiene: “Cualquier jugador, árbitro, funcionario o empleado del Club o la Liga que realice apuestas con apostadores ilegales, o agentes para apostadores ilegales, estará sujeto a la penalidad que el Comisionado considere apropiada a la luz de los hechos y circunstancias”.
Según el abogado Daniel Wallach: “Si Ohtani facilitó la transferencia bancaria y no fue un robo masivo, eso es algo bastante serio y podría ser un problema potencial para él. Enviar dinero a un corredor de apuestas para cubrir una pérdida de juego, ya sea suya o de otra persona, es participar en una transacción ilegal”.
¿Sabía el jugador japonés lo que hacía su amigo? ¿Quiso Ohtani ayudarlo realmente a saldar esas deudas de juego? ¿Es Shoei el verdadero deudor y sólo se está echando la culpa Mizuhara? Son los escenarios a los que se enfrenta el japonés, en el menor de los casos, un escándalo que podría afectarle la concentración en este inicio de campaña.
En el peor de los escenarios, Ohtani es el verdadero adicto a las apuestas. Sería una causa creíble, y una razón por la cual él mismo puso en su contrato que su pago fuera diferido, porque así no tendría en sus manos millones a su disposición. Tiene sentido.
¿Qué crees de todo esto: es Ohtani culpable o inocente? Para mí, como en las películas: inocente, hasta que se demuestre lo contrario. Por el bien del béisbol.