LAS MENTIRAS DE DÍAZ-CANEL Y DE LOS AUTÓMATAS DE RAÚL CASTRO

0
16

Por Joel Fonte ()

La Habana.- Díaz-Canel y su cofradía de autómatas al servicio de Raúl Castro mienten con más desenfado que sus tutores.

«En el mundo hay millones de personas que sufren apagón, que pasan largas horas del día sin electricidad».

Esa es solo una de las más recientes mentiras que el mayordomo de Raúl Castro, su «ministro de los apagones» y la flamante y muy galardonada «periodista» que los lisonjea nos cuentan.

Y es una mentira descarada no porque no haya cortes eléctricos ocasionales en otras partes del orbe, sino por el propósito manipulador con que se distorsiona la realidad: ocultar la incompetencia en la planificación y administración de los recursos, la corrupción desenfrenada, todos los vicios que practican ellos y que han llevado al país al caos que vive, y a la vez anunciarnos que una vez más tenemos que resistir las consecuencias en nombre de los privilegios que ellos y su grupo de delincuentes endomingados disfrutan.
Por eso es una verdad tan grande, tan rotunda, llamarles bandidos.

El «mito de la defensa inmediata» y la manipulación de Humberto López |  elTOQUENingún líder político en el mundo democrático, con todos los medios públicos y legales para hacerle rendir cuentas, se atrevería a tanta infamia, a mentir tan manifiestamente ante millones de seres humanos a quienes debería respetar.

Por eso, si me preguntan qué se necesita para saber que se está en Cuba ante un funcionario corrupto -y no me refiero ahora a la corrupción económica, material, financiera, a la malversación de recursos públicos, tan extendida que llega desde la cúspide del sistema hasta los mecanismos administrativos y políticos más bajos de ese enorme aparato, porque le es intrínseca- sino a la corrupción moral que se genera de aquella, y que despoja al sujeto de toda dignidad, de todo valor humano, llevándolo a creerse a si mismo un ungido, un semidiós, actuando arrogantemente como tal, solo un medio bastaría: advertir el desprecio que siente hacia la inteligencia colectiva, hacia el drama que sufren los demás, imponiendoles una visión monolítica, estrecha, donde quedan caracterizadas de infames, mercenarios, apátridas o delincuentes todos los que no cohabitan con esa ideología retorcida que es el comunismo, o aquellos que estan dispuestos y asumen una actitud frontal contra la dictadura que dice defender tal sistema ideológico, aunque en la práctica no tiene más plataforma ideologica que la conservación del Poder, a como de lugar.

Michel E. Torres Corona - Hypermedia Magazine (Archivos)Esa máxima -la mentira como arma- la instituyó en Cuba Fidel Castro, y persiste como un paradigma entre ellos hasta hoy.

Pero lo que más destaca dentro de esa corrupción moral es la mediocridad intelectual.
Porque es impensable que un individuo con una inteligencia media mienta con tanta desvergüenza como todos ellos lo hacen.

Cuba está harta de estos cobardes que la saquean.

Basta de tolerar injusticias. No más temor. No más dictadura en Cuba.