LA DIFERENCIA ENTRE UNA TIRANÍA Y UNA DEMOCRACIA

0
21
Por Manuel Viera ()
La Habana.- Cuando alguien no entienda lo que es un país que no respeta los derechos humanos, debe intentar explicarse cosas como esta. Hoy los Estados Unidos reciben a Haila Maria Mompié, artista cubana abiertamente identificada con el comunismo y crítica del capitalismo.
Como a ella, en ese país se recibe a miles y miles de personas que ni siquiera son estadounidenses y despotrican abiertamente del capitalismo y de la política de ese país, o aplauden a quien lo hace.
Carlos Lazo, por ejemplo, entra y sale abiertamente de los Estados Unidos, sale a otros países a hablar públicamente mal del país que lo acoge y luego regresa a él con total tranquilidad, y ni siquiera nació allí en los Estados Unidos.
En cambio, Cuba niega la entrada no sólo a los extranjeros que se oponen al comunismo, sino que, violando derechos fundamentales recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, no permite la entrada de sus propios nacionales que se oponen al sistema político de la isla.
La joven Karla Pérez, Anamelys Ramos, Yulieski Gourriel y muchos otros son ejemplo de ello.
Cuando me preguntan por qué odio el comunismo… ¡solo con un argumento como este me bastaría para hacerlo!