EL CASTRISMO EMPIEZA LA PERSECUCIÓN, ES HORA DE SEGUIR

0
20

Por Anette Espinosa
La Habana.- Las protestas contra el castrismo acaban de comenzar y las hordas asesinas iniciaron la persecución de todo aquel que tenga algún tipo de liderazgo para intentar cortar lo que ellos creen que puede convertirse en un movimiento nacional que lleve a paralizar el país y provocar su salida del gobierno.
Un artículo de Granma, del cual analizamos algunos puntos en este medio en la mañana, mandaba mensajes expresos a la población, hablando de las bondades de la revolución, las mentiras del imperio, el mercenarismo, el buen actuar de la policía cubana, siempre en paz, sin empelar armas, con respeto por la población.
También hablaron de Santiago de Cuba y de cómo el imperio y sus lacayos, esos que dicen ellos que son mercenarios, intentan sabotear desde la raíz el proceso revolucionario. Pero todo es parte de la manipulación habitual de los gobernantes, quienes andan con gastroenteritis -para no decir diarreas- desde hace semanas, porque saben que en cualquier momento se vira la tortilla y los que están arriba pueden estar abajo.
Puede ser una imagen de 1 persona y textoPor esos mandaron a los sabuesos a la calle, dieron instrucciones precisas a los núcleos de jubilados y a los miembros de todas esas organizaciones fantasmas que tienen nucleados a su alrededor para que chivateen a todo el que vean en algo raro, para que estén alertas de cualquier reunión, del que toque calderos o del que salga a cualquier hora del día y de la noche de su zona, porque saben que se van a quemar almacenes, bodegas, autos, cañaverales, que las industrias van a sufrir cortes eléctricos, y que el fuego hará su trabajo en vehículos del gobierno.

Hasta ahora no ha pasado, pero ellos saben también que uno de los objetivos son los edificios de las estructuras del partido comunista, y para esos lugares mandaran algunas de las 17 mil cámaras que donó Rusia, supuestamente, para la capital.
Ya en Bayamo apresaron, de manera violenta un joven. En El Cobre hicieron otro tanto. A esos dos los sancionarán, en uno de esos juicios en los que cualquier jurista tendría que avergonzarse de participar, e irán por más, porque lo que ocurrió en Santiago de Cuba no fue tan espontáneo como ellos se imaginan, y tampoco fue coordinado con el exterior, como andan cacareando. Fue el fruto de muchos meses de hambre, necesidades, calamidades.
Lo de Santiago, aquello que según Humberto López y el desacreditado presidente, fue obra de un grupo de inconformes, constituyó apenas el inicio de una cruzada contra el hambre, los apagones, las escaseces de todo tipo, pero también un avance de la lucha por la libertad.
En Santiago pidieron corriente y comida, fue lo que más se gritó, pero también hubo muchos minutos con consignas como «Patria y vida» o «Queremos libertad». Los genízaros que fueron allí a meterle miedo a la población los escucharon y también lo escuchó la secretaria del partido en Santiago de Cuba, a quien se le notaba a la legua el miedo, y no por las incoherencias, porque todos los que dirigen en Cuba son incoherentes desde siempre.
Puede ser una imagen de 1 persona y texto que dice "KAREL ARTILES DETENI DETENIDOEN EL COBRE, SANTIAGO DECUBA #17M CUBALE"Mi exhortación a los cubanos es que no filmen a nadie de frente, a que enfoquen los teléfonos hacia el piso o hacia arriba, para que se escuchen los gritos, las voces, se vean los pies o las manos, pero no el rostro de los que se manifiestan. No olviden que por lo del 11 de julio hay cientos de jóvenes presos solo por pedir libertad y por gritar Patria y Vida, aunque la tristemente célebre Seguridad del Estado, el corrupto cuerpo policial y los aún más corruptos fiscales les hayan formado un expediente, abierto una causa y condenado a penas horribles.
Lo intentarán de nuevo, pero en las cárceles cubanas no caben dos millones de cubanos. Ni uno, ni medio millón. Por esa razón irán a los que ellos creen que son la cabeza de las revueltas, e intentarán encarcelar en cada municipio a los que vean como una amenaza. Ante esa situación, no podemos darles las herramientas para que hagan su trabajo.
Por otra parte, hay que decirles a los policías, a esos otros que van como agentes encubiertos y a los cuales se les nota por encima de la ropa que están trabajando para el Gobierno, que es hora de que se pongan de parte de la razón y la verdad y dejen de pensar con el estómago, que no se vendan más por una caja de pollo, que es lo que les da la tiranía por reprimir y encarcelar.
No es hora de parar, cubanos. Recordemos que en las guerras no se gana todas las batallas, que habrá prisioneros, juicios, golpes, pero lo importante será el triunfo final, la posibilidad de que Cuba deje de ser víctima de una vez de la dictadura más antigua de América Latina, y que los cubanos dejemos de ser esclavos del castrismo.