LA VISITA DEL PRIMO Y LA PROPUESTA DE FUMIGACIÓN

0
13

Por Irán Capote ()

Pinar del Río.- Avisado estaba yo de que mi primo vendría este fin de semana de La Habana. Advertido estaba él de los apagones que nos fustigan madrugadas enteras.

Advertido estaba él de que hay un ejército de mosquitos como nunca antes, dispuestos a levantarte en peso. Pero no le importaba, la sangre es la sangre.

De todas maneras, motivado por la idea de la visita y tratando de que lo pase lo mejor posible, llamé a Higiene y les pedí de favor que me enviaran a un tipo con una buena bazuca para fumigar el apartamento.

La muchacha con voz somnolienta , con voz agotada, como quien se ha pasado la madrugada entera abanicando una penca, con voz triste como quien lleva una vida entera de mal comer, de mal vivir, me dijo:

“No hay combustible, Papi. Te recomiendo que pongas una chismosa en una lata y la muevas por la casa para que el humo prieto ahuyente a los vectores. Y el lunes te enviamos a alguien para que te firme el visto.”