LA SEGURIDAD DEL ESTADO: REPRESIÓN, RIDÍCULO, BURLAS

0
34
Por Alina Bárbara López Hernández
Matanzas.- Durante gran parte de mi vida, la mención de Seguridad del Estado se asoció a una especie de temor, inquietud, precaución y, porqué no admitirlo, respeto. Si alguna persona era detenida por ellos despertaba recelos en el resto.
Las cosas han cambiado desde entonces, para mal y para bien. En el primer sentido, es evidente que la crisis económica, política y social de Cuba ha hecho que descubramos la verdadera misión de ese cuerpo armado: la represión desfachatada e ignominiosa de una ciudadanía excluida, por todas las vías y medios, aun ignorando derechos establecidos por la Constitución de la República.
En el segundo sentido, lidiar constantemente con sus agentes (nada encubiertos ya), torpes, abusivos, inhumanos en muchos casos; ha contribuido a difuminar el temor y la inquietud y los ha comenzado a sustituir por otros sentimiendos: rechazo, indignación y hasta burla. Sí, burla, pues eso es lo que despiertan a veces con sus poses de «sabuesos» o cazadores… cada vez más cazados.
¿Ellos nos graban? Nosotros también. ¿Nos fotografían? Ídem. ¿Nos identifican como «objetivos»? Analizamos cómo actúan. ¿Tratan de buscar con quiénes nos relacionamos? Detectamos a sus colaboradores.
La ridiculez y el patetismo de los «grandes agentes» se mostró de nuevo el pasado 8 de marzo en la Uneac, durante la presentación de libros que tuve a mi cargo en el marco de la feria.
Puede ser una imagen de 10 personas y personas estudiandoTodos saben que desde el pasado 24 de febrero me declaré en desacato ante una sentencia judicial ilegítima y arbitraria, sin embargo, transito con toda libertad por la ciudad de Matanzas y no se han atrevido a detenerme. Por eso resultó motivo de hilaridad que se aparecieran allí en plan de Agentes 007.
Como carecen de ética, quizá imaginaron que yo aprovecharía aquel espacio para hacer algún tipo de declaración política. Eso es lo que da no hacer un correcto perfil psicológico de sus «objetivos». Quienes me conocen saben cuán profesional soy como editora y no alteraría jamás una actividad de mi editorial, como mismo en mi editorial nunca me han reprochado por mis decisiones cívicas.
Acá sus fotos, tomadas por varios de mis amigos, y un intercambio por WhatsApp que evidencia que ya la época de oro de «los compañeros que nos atienden» pasó de moda. Lejos de generar miedo generan carcajadas. Y eso no es bueno para ellos, su poder se basa en nuestro miedo. Si perdemos el miedo ellos pierden gran parte de su poder.
Una recomendación casi final: el Ministerio de Economía debiera contratar a este aguerrido aunque poco desapercibido equipo matancero con el fin de que el nuevo ministro no haga lo que dicen hizo el anterior.
Y por favor, espero le estén pagando una contrata a tiempo parcial a Osvel Sánchez, el director provincial de Cultura, de lo contrario sería esclavitud laboral.
Me despido con este fragmento de un discurso del Che pronunciado ante los miembros del Departamento de Seguridad del Estado, el 18 de mayo de 1962. Les viene como anillo al dedo:
Puede ser una imagen de 7 personas y personas estudiando«Ustedes podrán ser grandes informadores al Gobierno de lo que siente el pueblo; pero por ejemplo, en Matanzas, los jefes de la Revolución salían con unas sogas por el pueblo diciendo que el INRA ponía la soga, que el pueblo pusiera el ahorcado y no hubo ningún informe, por lo menos yo no leí de que sucediera eso, no se supo cumplir con el deber y ni siquiera supo enterarse el cuerpo de seguridad de que sucedían cosas como esas. Eso es como el ejemplo del llamado terror rojo que se quiso imponer en Matanzas contra el terror blanco, sin darse cuenta que el terror blanco no existía nada más que en la mente de algunos extraviados; el terror blanco lo desatamos nosotros con nuestras medidas absurdas y después metimos el terror rojo. En Matanzas ocurrió un caso curioso y triste, de las medidas absurdas que puede tomar un grupo revolucionario cuando no tiene control; ahora eso se puede repetir y todos tenemos que estar vigilantes para que no se repita».
Pd 1: ayer estuve en Etecsa para quejarme por la falta de todo tipo de servicios móviles (telefonía, datos, transfermóvil, etc.) La amable respuesta de la persona que me atendió fue que yo aparezco en el sistema con total servicio. Al mencionarles que SE es quien está detrás de eso, la señora me respondió que ahí sí no llega Etecsa, «que están limitados». De modo que la manifestación que pensaba hacer frente a la sede de Etecsa se mudará hacia la sede donde están los responsables de esta arbitrariedad. Así que ya saben chicos, nos vemos pronto, y no tendrán que ir hacia Mahoma.
P2: El 18 estaré en el parque, pueden ir preparando condiciones.