¿TRABAJAR POR COMIDA?

0
43

Por Yordy Battle ()

La Habana.- Tengo una amiga de muchos años y batallas, que ayer en una conversación me contaba una experiencia. Estaba trabajando en un punto de venta de accesorios para la construcción, que fue cerrado porque la venta estaba mala. Entonces, ni corta ni perezosa, se puso a buscar trabajo.

Se puso a buscar en lo que fuera, porque ella al igual que yo, somos unas «metedoras de cuerpo».

Le recomiendan una casa, donde la dueña estaba buscando alguien para que le limpiara. Ella va, y se entrevista con la señora. (A veces cuando uno va a desempeñar este tipo de trabajo, por regla general hace una valoración del lugar y ahí se determina el precio, basado en el tipo de limpieza, el tipo de local etc., etc.)

Bueno, aquella señora le dijo a mi amiga, cuando estaban acordando el precio, lo siguiente, y cito textualmente:

-Bueno, habrá días en los que no te podré pagar con dinero. Pero te pago con paquete de espaguettis, o te pago con una postica de pollo… (En está parte, cuando mi amiga me contaba, me reí, porque no daba crédito a esas palabras).

¿Un paquete de espaguetis? ¿Una postica de pollo? ¿En serio? De una manera muy fina y decente mi amiga le dijo lo que merecía aquella vieja.

Señores,  yo me voy mucho más allá. Ese es, a mi juicio, el estrago que ha causado en nuestra sociedad el daño antropológico por tantos años de adoctrinamiento comunista. El hecho de tratarnos indignamente entre nosotros mismos. Una historia de horror y misterio.

Sin dudas, a veces me avergüenza ser cubana.

Y lo más triste del caso, es que hay quien tranza.