LA MACORINA

0
49

La Habana.- La más famosa prostituta de Cuba, La Macorina, se hizo popular en La Habana por ser la primera mujer que manejó un automóvil y obtuvo una licencia de conducción.
Su nombre era María Constancia Caraza Valdés, nació en 1892, a los 15 años se alejó de su familia en Guanajay, y se fue a La Habana con su novio.

Apartó al novio de su vida con rapidez y metida de lleno en la prostitución, tenía selectividad al elegir a sus clientes entre los hombres de la clase privilegiada y con dinero. Su paso con éxito por la llamada mala vida fue bastante largo, pues se extendió desde 1917 a 1934. Era muy bella.

Llevó una vida lujosa, atesorando joyas valiosas, caballos de raza, cuatro mansiones, llegó a tener nueve autos, en su mayoría, europeos, que eran los que más le gustaban.

Fue amante del mayor general José Miguel Gómez, antes y después de ocupar la Presidencia de la República, y a quien ella permaneció fiel cuando el caudillo liberal pasó 11 meses preso en el Castillo del Príncipe, tras los sucesos de La Chambelona.

Sus cuantiosas entradas de dinero, le permitían dilapidar y ayudar también a su numerosa familia. Entre sus asiduos y amistades estaban empresarios poderosos y ricos dedicados a la política.

El ocaso de la Macorina se inició en 1934, con el paso inexorable del tiempo y la situación económica del país. Poco a poco fue vendiendo sus propiedades y joyas y lo perdió todo. Murió muy pobre y olvidada el 15 de junio de 1977, de un ataque cardiaco.

(Tomado de Internet)