MI CUERPO, MIS TIEMPOS

0
31

Por Gretell Lobelle ()

Mantilla.- Tú cuerpo es tu templo. Llevo mucho tiempo incómoda con mi cuerpo. Incomodidad que se traduce en dolores, inflamación crónica, incapacidad de hacer muchas de las cosas que solía hacer. Siempre he sido ligera, aventurera.

Muchas personas instalan etiquetas cuando conversas de estas molestias. Sobrepeso, hipertensión, menopausia, edad, son etiquetas asociadas a la edad. El imaginario te lleva a asumir estas creencias que te condenan a la aceptación de tu condición. He transitado por el valle de la decepción muchas veces. He dudado y fracasado un montón de veces en cambiar estilo de vida.

Esta vez he apostado por un cambio de hábitos o asumir otros hábitos. Los hábitos todos, no son buenos ni malos, solo te acercan o alejan de esa persona que quieres ser o no.

Pasa con todo, no solo el peso, las adicciones, las relaciones personales, ejercicios, gimnasios. Más allá de todo factor externo debe existir el propósito que te lleve a creer en ti. Llevo un tiempo intentando esto. Aún cuando cercanos no creen en mí, y es que esos son los escollos que te encuentras en todo propósito en que decides trabajar en ti.

Lo primero que he decidido es no pesarme, no es propósito. Estoy más enfocada de mi salud. Es increíble el proceso de desinflamación cuando empiezas a hacer el ayuno intermitente. El camino es largo porque no se ven resultados inmediatos. No me importa cómo me ven los demás, se trata de cómo me veo yo y mi relación con mi salud y mi cuerpo.

Elegí este método, estableciendo un sistema de hábitos paso a paso, guiada por especialistas. Comparto esta experiencia porque muchos son los que transitan este camino y se van a encontrar ante la frustración, la falta de resultados.

Tenemos que cambiar nuestro lenguaje. Entender que lo negativo nos aleja de esa persona que queremos ser. Me enfocó en cómo voy a solucionar aquello que me limita y no en asumir mis limitaciones cómo algo asentado.

Aprecio en lo personal y admiro todo aquel que transita por el valle de la decepción y sigue camino. Valoro, reconozco y admiro a aquellos que creen en si. La plataforma, familia #CREM y su sistema de conocimientos, gracias, gracias, gracias