¿HABÍA VEGETARIANOS EN LA PREHISTORIA?

0
27

Tomado de MUY Interesante

Un nuevo estudio revela que la dieta prehistórica podía tener una base más vegetal de lo que se pensaba.

Madrid.- El descubrimiento de las dietas prehistóricas nos permite averiguar qué comían nuestros antepasados y conocer más sobre sus formas de vida. La cultura de Tripilia, que floreció hace unos 6000 años en lo que hoy es Ucrania y Moldavia, se destaca por sus megasitios: los asentamientos más grandes de Europa en su época. Un estudio reciente de la Universidad de Kiel, publicado en la revista “PNAS”, ha desentrañado un aspecto fascinante de esta cultura: una dieta predominantemente basada en cereales y guisantes. Este hallazgo no solo revela prácticas agrícolas avanzadas, sino que también desafía nuestras percepciones sobre la alimentación en la prehistoria, y sugiere un enfoque menos carnívoro de lo que se había pensado hasta ahora.

Prehistoria Europa

Reconstrucción de megasitio en Tripilia. Susanne Beyer / Universidad de Kiel

Megasitios prehistóricos

Hace más de 6000 años, antes de que las primeras ciudades de Mesopotamia trazaran el curso de la civilización humana, la cultura de Tripilia ya estaba sentando sus raíces en la fértil estepa boscosa al noroeste del Mar Negro, en las regiones que hoy conocemos como Ucrania y Moldavia. Estos megasitios de Tripilia, con áreas que se extendían hasta 320 hectáreas y albergaban hasta 15 000 habitantes, representaban los asentamientos más grandes de su tiempo, superando en tamaño y organización a sus contemporáneos mesopotámicos por medio milenio. La existencia de estos gigantescos asentamientos planificados desafía nuestra comprensión de la complejidad y el desarrollo urbano en la Europa prehistórica, destacando la avanzada capacidad de estas sociedades para organizar grandes comunidades y gestionar eficientemente sus recursos, mucho antes de lo que las narrativas tradicionales sobre el origen de las ciudades habían sugerido.

El sustento de las poblaciones masivas de los megasitios de Tripilia ha sido durante mucho tiempo un enigma para los investigadores. Cómo lograron estas grandes comunidades prehistóricas abastecerse de alimentos con las limitadas tecnologías agrícolas del Neolítico, era una pregunta sin respuesta. Recientes descubrimientos, gracias a un estudio de la Universidad de Kiel, han arrojado luz sobre este misterio, revelando una gestión alimentaria sorprendentemente sofisticada. Este estudio desveló que el abastecimiento alimenticio no dependía de la caza o la recolección, sino de una agricultura avanzada centrada en el cultivo de cereales y guisantes. Estos alimentos no solo proporcionaban la base de su dieta, sino que también reflejan una comprensión temprana de las prácticas de rotación de cultivos y fertilización del suelo, utilizando estiércol de ganado. Esta estrategia integral permitió a los habitantes de la zona sostener grandes poblaciones de manera eficiente, desafiando nuestras percepciones previas sobre la subsistencia en la Europa prehistórica.

Cabaña prehistoria

Reconstrucción del interior de una vivienda típica de Tripilia. Cristian Chirita / Wikimedia

Agricultura y ganadería en Tripilia

Durante generaciones, Popeye el marino ha inculcado la creencia de que las espinacas son el secreto para una fuerza sobrehumana. Sin embargo, los descubrimientos recientes apuntan a que nuestros ancestros de la cultura de Tripilia podrían haber tenido otro superalimento en mente: los guisantes. A diferencia de la sobrestimada espinaca, el estudio de la Universidad de Kiel revela que los guisantes, ricos en proteínas, formaban la base de la dieta prehistórica europea, ofreciendo una nutrición esencial sin necesidad de carne. Este hallazgo no solo eleva el estatus de los guisantes en la jerarquía alimenticia, sino que también desmonta el mito de la espinaca como el único vegetal capaz de conferir fuerza, por lo que, quizás, Popeye estaba equivocado.

La cultura de Tripilia demostró un entendimiento avanzado de la agricultura y la ganadería mucho antes de que se establecieran las prácticas agrícolas modernas. Este conocimiento permitió a sus comunidades no solo sobrevivir, sino prosperar. Centrándose en el cultivo de guisantes y cereales, los tripilianos implementaron un sistema agrícola que optimizaba el uso de sus recursos naturales. Los guisantes, con su alto contenido en proteínas, y los cereales, fuente fundamental de carbohidratos, conformaban una dieta equilibrada que sustentaba a sus grandes poblaciones. Además, la crianza de ganado no estaba enfocada en la producción de carne, sino en una simbiosis con la agricultura: el ganado proporcionaba estiércol necesario para fertilizar los campos, mejorando así la productividad de guisantes y cereales. Esta estrategia de manejo integrado de cultivos y ganadería refleja una comprensión sofisticada de la agricultura sostenible, permitiendo a los tripilianos mantener una dieta saludable y equilibrada con un impacto ambiental mínimo.

Herramientas prehistoria

Herramientas atribuidas a la cultura de Tripilia. Wikimedia

Una sociedad casi vegetariana

La dieta y las prácticas agrícolas de Tripilia no solo reflejan una avanzada comprensión de la gestión de recursos, sino que también revelan aspectos clave de su estructura social. La producción colectiva de alimentos, centrada en guisantes y cereales, sugiere una sociedad colaborativa con fuertes lazos comunitarios. Sin embargo, este sistema también podría haber sido su talón de Aquiles. Conforme crecían las poblaciones y se intensificaba la producción agrícola, es probable que surgieran desigualdades sociales, tensiones y una eventual centralización del poder, lo que habría erosionado el tejido social colaborativo. Estos cambios podrían haber contribuido al declive y la desaparición final de los megasitios de Tripilia, demostrando cómo las prácticas alimenticias están intrínsecamente ligadas a la dinámica social y su sostenibilidad a largo plazo.

El estudio sobre la dieta de Tripilia no solo enriquece nuestra comprensión de las primeras sociedades agrícolas europeas, sino que también desafía las percepciones tradicionales sobre la prehistoria de la alimentación. Revela la sofisticación y sostenibilidad de estas culturas antiguas, subrayando el legado perdurable de Tripilia en nuestro entendimiento de la historia humana y la alimentación.

Megasitio

Modelo 3D de megasitio en Tripilia. René Ohlrau / Wikimedia