EL CASTRISMO ARRECIA CRUZADA CONTRA LOS CAMPESINOS: VA POR EL GANADO

0
20

Por Jorge Sotero

La Habana.- La nueva cruzada del gobierno contra los propietarios de ganado vacuno dejará en cero la masa ganadera, la producción de leche y garantizará carne para los turistas unos meses y luego todo a cero, como pasa en este país donde vivimos desde hace muchos años.

En algunos municipios de Cienfuegos, Villa Clara y Sancti Spíritus, están obligando -así literalmente- a los campesinos a vender su ganado. Una comisión, encabezada por representantes del Partido Comunista, se presenta donde los dueños y les pide los documentos de la tierra, el padrón del ganado, lo chequean todo y les dicen que, si muere una res, le decomisarán el resto.

Les ponen un plan de leche que no los pueden cumplir ni aunque tengan 10 vacas como Ubre Blanca, aquel «fenómeno» que salía más en el noticiero que el difunto dictador, que ya es mucho decir, y luego les dicen que si quieren vender el ganado, que las FAR (las Fuerzas Armadas) se lo comprarán todo.

La inmensa mayoría vende, porque las presiones y las condicionantes son extremadamente duras. Y de esas vacas, de esa leche, se alimentaban muchas personas en esos pueblitos pequeños de cada provincia. Y luego de la venta a las FAR, ha faltado leche en algunas bodegas, una cantidad que irá en aumento, porque el gobierno ha demostrado que es incapaz de producir nada y menos leche, además de que no se encuentra una libra de queso por ninguna parte.

Lo de la venta de queso clandestino es una de las causas por las cuales el gobierno quiere acabar con el ganado en manos de particulares. No pueden entender los gobernantes que un campesino que tenga vacas, produzca y venda quesos. No pueden entenderlo aquellos que lo tienen todo garantizado, incluso los buenos quesos importados, por eso persiguen a todo el que tiene una pequeña producción, aunque sea de dos libras al día, para subsistir.

Lo del gobierno es que nadie tenga nada, que no haya propiedad privada sobre la masa ganadera, para administrarla él, y hacer cada vez más pobres a quienes viven en los bancos y que no tengan más remedio que entregar sus tierras e ir a morirse a los cada vez más miserables pueblos de Cuba.

Eso sí, a las FAR hay que entregarles todo. El más poderoso de todos los ministerios, que tiene incluso un grupo empresarial que controla industrias y hoteles, también quiere el ganado. Claro, no tienen carne para los turistas, ni leche ni quesos, y piensan que por esta vía, la del decomiso a los particulares, lo resolverán, pero la historia de más de seis décadas y media ha demostrado que todo lo que sale de la mente febril de los dirigentes castristas representa pan para hoy y hambre para mañana, y a veces ni eso.

Esto del ganado ya lo intentaron en otras ocasiones y siempre salió mal, como era de esperar. Sin embargo, insisten, típico de la tozudez de quienes no tienen a nadie que pueda cuestionarles su gestión, a nadie que se oponga, a nadie que los cuestione.

Lastimosamente, las consecuencias las seguirá pagando el pueblo, que cada vez vive peor, que tiene menos con qué alimentarse, mientras a los Castro, los Marrero y Díaz-Canel les seguirán creciendo sus ya enormes panzas.