LA MUJER QUE DESCIFRÓ LOS SECRETOS DE HITLER

0
21

Tomado de MUY Interesante

El libro ‘La mujer que rompió los códigos’ (Pinolia) rescata la historia de la mujer que desenmascaró a los espías nazis en Sudamérica y que fue olvidada por el paso del tiempo, cuyo trabajo ayudó a ganar la Segunda Guerra Mundial. Te descubrimos en exclusiva un extracto de su primer capítulo.

Madrid.- Elizebeth Smith fue una de las mujeres más importantes y desconocidas de la historia de la criptografía, el arte de descifrar mensajes secretos. Su vida fue una aventura apasionante que la llevó desde la búsqueda de códigos ocultos en las obras de Shakespeare hasta la lucha contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial.

Nacida en 1892 en una familia cuáquera de Indiana, Elizebeth Smith se interesó desde joven por la literatura, la poesía y los idiomas. Estudió en el Colegio de Wooster, donde se graduó con honores en inglés y griego. En 1916, su vida cambió cuando conoció al excéntrico millonario George Fabyan, quien la contrató para trabajar en su lujosa finca de Riverbank, cerca de Chicago.

Fabyan era un aficionado a la criptología, la ciencia que estudia los sistemas de cifrado y descifrado de mensajes. Estaba obsesionado con la idea de que las obras de Shakespeare contenían mensajes secretos que revelaban su verdadera autoría y otros misterios. Para demostrar su teoría, reclutó a un equipo de expertos, entre los que se encontraba Elizebeth Smith.

En Riverbank, Elizebeth se dedicó a examinar libros antiguos y a buscar posibles claves ocultas en los textos de Shakespeare. Allí también conoció a William Friedman, un científico judío que se convertiría en su marido y en su compañero de codificación durante toda su vida. Juntos, aprendieron los principios básicos de la criptografía y desarrollaron su propio método para resolver criptogramas, es decir, mensajes cifrados mediante un sistema de sustitución de letras o símbolos.

Pronto, su talento llamó la atención de las autoridades militares y policiales, que les pidieron ayuda para descifrar mensajes relacionados con la Primera Guerra Mundial, la Ley Seca, el crimen organizado y el espionaje. Elizebeth y William se convirtieron así en los primeros criptoanalistas de Estados Unidos, capaces de romper los códigos más complejos sin conocer la clave.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Elizebeth se enfrentó a su mayor desafío: descifrar las comunicaciones secretas de los agentes nazis en Sudamérica, que utilizaban varias versiones de la máquina Enigma, un sofisticado dispositivo de cifrado que generaba miles de millones de combinaciones posibles. Con su ingenio, su paciencia y su intuición, Elizebeth logró romper los códigos de Enigma y desenmascarar una red de espionaje que amenazaba la seguridad de los aliados.

Su trabajo fue crucial para la victoria de los aliados y para el desarrollo de la criptología moderna, pero también fue silenciado y ocultado por el secreto oficial y el machismo de la época. Durante décadas, Elizebeth no pudo hablar de sus hazañas ni recibir el reconocimiento que merecía. Murió en 1980, a los 88 años, sin saber que sus archivos secretos serían desclasificados años después y que su historia sería rescatada por el escritor y periodista Jason Fagone.

En su libro La mujer que rompió los códigos, Fagone relata la vida extraordinaria de esta heroína anónima que cambió el curso del siglo XX con su inteligencia y su valor. Basándose en documentos oficiales, cartas personales, entrevistas y testimonios, Fagone reconstruye la trayectoria de Elizebeth y la sitúa en el contexto histórico y social de su tiempo. El resultado es una obra fascinante, que combina la divulgación histórica, la biografía, el suspense y el romance, y que rinde homenaje a una mujer pionera y a su contribución a la ciencia, la tecnología y la libertad.

Si quieres saber más sobre la historia de Elizebeth Smith, no te pierdas la lectura exclusiva de un extracto del primer capítulo del libro La mujer que rompió los códigos, escrito por Jason Fagone y publicado por Pinolia.

Elizebeth Smith

Elizebeth Smith, la mujer que descifró los secretos de Hitler. Foto: Wikipedia

Fabyan

Sesenta años después de conseguir su primer trabajo como descifradora de códigos, cuando Elizebeth ya era una anciana, la Agencia de Seguridad Nacional envió a una representante a su apartamento de Washington D.C. La mujer de la NSA llevaba una grabadora y una lista de preguntas. De repente, a Elizebeth se le antojó un cigarrillo.

Hacía varios días que no fumaba.

—Por cierto, ¿quieres un cigarrillo?—, preguntó Elizebeth a su invitada, y entonces se dio cuenta de que se le había acabado.

—No, ¿fumas?

Elizebeth estaba avergonzada. «¡No, no!» Luego admitió que sí fumaba y que no tenía tantas ganas de fumar como para salir del apartamento.

La mujer se ofreció a ir a buscar un poco.

—Oh, no te preocupes —dijo Elizebeth—, la licorería está a dos manzanas, no merece la pena.

Empezaron. Era el 11 de noviembre de 1976, nueve días después de la elección de Jimmy Carter. Las ruedas de la grabadora giraban. La agencia estaba documentando las respuestas de Elizebeth para sus archivos históricos clasificados. La entrevistadora, una lingüista de la NSA llamada Virginia Valaki, quería saber acerca de ciertos acontecimientos en el desarrollo del descifrado de códigos y la inteligencia estadounidenses, sobre todo en los primeros tiempos, antes de que existieran la NSA y la CIA, y de que el FBI fuera un mero embrión —esos poderosos imperios que crecieron hasta alcanzar dimensiones escandalosas a partir de la nada, como planetas a partir de granos de polvo, y no hace tanto tiempo—.

 Elizebeth nunca había concedido una entrevista a la NSA. Siempre había desconfiado de la agencia, por razones que la agencia conocía bien. Pero el entrevistador era amable y respetuoso, y Elizebeth tenía ochenta y cuatro años, 9 y ¿qué importaba ya todo? Así que empezó a hablar.

Su memoria era impresionante. Solo una o dos preguntas le dieron problemas. Otras cosas las recordaba perfectamente, pero no podía explicarlas porque los hechos seguían siendo un misterio en su mente.

—Nadie lo creería a menos que hubieras estado allí—10 dijo, y se echó a reír.

El entrevistador volvía una y otra vez al tema de los Riverbank Laboratories, una extraña institución ahora abandonada, un lugar que ayudó a crear la NSA moderna, pero del que la NSA sabía muy poco. Elizebeth y su futuro marido, William Friedman, habían vivido allí de jóvenes, entre 1916 y 1920, cuando descubrieron una serie de técnicas y patrones que cambiaron la criptología para siempre. Valaki quería saber: ¿Qué demonios pasó en Riverbank? ¿Y cómo dos ignorantes de veintipocos años se convirtieron de la noche a la mañana en los mejores descifradores de códigos de Estados Unidos?

—Le agradecería cualquier información que pueda darme sobre Riverbank —dijo Valaki—. Verá, no sé lo suficiente para… ni siquiera para hacer las primeras preguntas.

A lo largo de varias horas, Valaki insistió una y otra vez a Elizebeth para que desgranara los diversos descubrimientos de la ribera, para que describiera cómo la solución del enigma A se convirtió en el nuevo método B, que apuntaba a los albores de C, pero Elizebeth se entretuvo en describir personas y lugares. La historia había suavizado todas las aristas extrañas. Supuso que era la última persona viva que podría recordar los escollos de las cosas, los momentos de incertidumbre y suerte, las aceleraciones salvajes. El analista preguntó sobre un salto científico concreto seis veces diferentes; la anciana dio seis respuestas ligeramente distintas, algunas serpenteantes, otras breves, incluida una que está escrita en la transcripción de la NSA como «¡Ja! ((Risas.))».

Hacia el final de la conversación, Elizebeth le preguntó si había pensado en contar la historia de cómo acabó en Riverbank en primer lugar, trabajando para el hombre que lo construyó, un hombre llamado George Fabyan. Era una historia que había contado varias veces a lo largo de los años, un recuerdo delineado en negro. Valaki dijo que no, que Elizebeth no había contado ya esta parte.

—Bueno, será mejor que te lo cuente —dijo Elizebeth—. No solo es muy, muy divertido, sino que en realidad es verdad sílaba por sílaba.

—De acuerdo.

—¿Quieres que lo haga ahora? —dijo Elizebeth.

—Absolutamente.