PUENTE GENERAL CARLOS ROJAS, LA ENTRADA AL PARAÍSO

0
37

Por Pucho Oroza

Varadero.- La península de Hicacos, que fue descubierta en 1508 por Sebastián de Ocampo y ya en 1540 aparecía en un mapa elaborado por Alonso de Santa Cruz, fue fundada oficialmente el 5 de diciembre de 1887. Para llegar a Varadero eran necesarias siete horas en tren desde La Habana a Cárdenas, y de allí, abordar una goleta o un incómodo carretón.

Al ser un lugar aislado, había, inicialmente, que atravesar el Canal de Paso Malo, en carreta o a lomo de caballo. Luego, cuando comenzó la afluencia a la península, comenzaron los servicios regulares a través de vaporcitos, vía marítima, desde Cárdenas.

En la primera mitad del siglo XX la única entrada por vía terrestre, era el puente General Carlos Rojas, construido en 1916, inicialmente de madera, muy rústico, hasta que fue sustituido en la década del 30, por uno de concreto y piedra para mejorar el paso por el lugar y establecer un maltrecho vínculo entre ambos lados de la laguna de Paso Malo.

A partir de 1940-1950 Varadero experimentó un auge turístico y se decidió comenzar una serie de reformas urbanísticas y de reanimación para estar a tono con las exigencias de los visitantes, proyectándose una mejora en la vía de acceso. En este sentido en 1941 comienza el dragado de la laguna para construir un canal que la conectara con el canal del norte.

Dicho canal se comenzó a construir en disposición del plan de obras públicas que promovía Batista, que lo sustentaba el Decreto Ley 352 de 1952 del Ministro de Obras Públicas, ejecutado por el arquitecto Nicolás Arroyo, para conectar con la bahía Cárdenas. El Canal tendría 5.1 km de extensión con 40 metros de ancho y 15 pies de profundidad que reduciría en 22 km la distancia entre Varadero y la Ciudad de las primicias y como parte del proceso se construiría un puente vascular que enlazaría por tierra con la Vía Blanca.

La construcción del puente estaría a cargo de la Compañía Arellano y Mendoza SA, el mismo contaría con dos vías paralelas con 28 pies de pavimento cada una y tres carrileras amplias de circulación en cada dirección. Su longitud total sería de 282 pies y estaba compuesto por dos puente gemelos que podían levantarse simultáneamente para facilitar el paso de embarcaciones de hasta 40 pies de manga y 15 de calado. La altura empleada fue de 16 pies sobre la Laguna de Paso Malo por lo que el 80 por ciento de las embarcaciones podrían pasar sin afectar el tráfico terrestre. Se le integraron un sistema de señales lumínicas y auditivas para advertir los movimientos mecánicos de elevación.

Finalmente el 21 de Octubre de 1955 queda inaugurado oficialmente el Puente Bascular «General Carlos María de Rojas» con la presencia del Presidente de la República. El puente ha llegado a nuestros días como una joya de la ingeniería, aunque desde hace mucho tiempo no se eleva, dificultando el paso de algunas embarcaciones.

La construcción del Canal de Paso Malo y su Puente Carlos Rojas fueron imprescindibles para el desarrollo urbanístico y turístico del polo, hoy, el mayor destino turístico de sol y playa del país, reconocido en todo el mundo.