NADIE ME PUEDE RESTRINGIR EL DISFRUTE DE MIS DERECHOS

0
47
CubaxCuba
Matanzas.- La profesora Alina Bárbara López Hernández, codirectora de CubaXCuba – Laboratorio de Pensamiento Cívico, luego de declarar que desacataba la medida impuesta por un tribunal matancero, homenajeó en nombre de la ciudadanía cubana a José Martí ante su estatua en el Parque de la Libertad de Matanzas. A continuación reproducimos su declaración al respecto:
El parque estaba lleno, con toda la parafernalia normal de un acto —los equipos de audio, los micrófonos, las banderas y con la plana mayor del PCC y el gobierno— porque aprovecharon la fecha para hacer el juramento de ética de los cuadros del Partido y del Estado.
Atravesé rumbo al monumento en medio de todos con mi ramo de flores, que tenía por dedicatoria «Para Martí de la ciudadanía cubana». Me incliné, metí la mano a través de las rejas y lo puse. Ya habían colocado dos: uno que decía «Para Martí de los cuadros revolucionarios matanceros» y otro «Para Martí del pueblo matancero».
Las palabras centrales del acto estuvieron a cargo de la jefa de cuadros del Partido, Olga Lidia Ramírez, a quien hace 12 años entregué una carta cuando me expulsaron de la universidad. Jamás respondió, ni el partido ni ella. En su discurso no se habló ni de libertad, ni de independencia, ni tampoco de Martí.
En algún momento miré hacia las flores y no vi las mías. Fui a preguntarle a un funcionario que dirige la Oficina de Asuntos Históricos del Buró Provincial del Partido y le pregunté, no podía creer que lo hubieran quitado. Pero no, él me indicó que lo habían puesto junto con los demás para que quedara más bonito.
Luego de eso, estuve un poco más escuchando y cuando terminó, que empezaron a firmar el Código de Ética, crucé la calle, pregunté la hora al único policía que había por ahí, quien con amabilidad me respondió que eran las 11:00; y me retiré. Nadie me molestó ni intentó impedirme la movilidad.
Me sentí muy bien por haber estado allí. Agradezco a quienes han estado pendientes de todo el proceso y ratifico mi intención de seguir actuando como hasta ahora: seguiré diciendo lo que creo, sin reparar en sí mi tono molesta o no. Nadie me puede restringir el disfrute de ninguno de mis derechos. Hemos dejado por mucho tiempo que nos restrinjan. Por mí parte, ya no más.