LA PRIMAVERA LA SANGRE ALTERA

0
24

Por Carlos Cabrera Pérez

Madrid.- Un escalofrío recorre la planta noble de Ferraz y la presidencia, donde llevan horas intentando manejar un argumentario con control de daños, sabiendo que no hay unanimidad en la parte socialista del gobierno y que SUMAR no está por la labor de escamotear el lío Abalos-Koldo porque se la juega en abril en las elecciones vascas, y en junio, en las europeas.

El caso pinta feo porque salpica a la presidente del Congreso, a Cerdán, padrino de Koldo, a un ministro o más, y la lista de damnificados puede aumentar, una vez que el juez de la Audiencia Nacional levante el secreto del sumario, que lo hará una vez tenga los vacíados de los teléfonos móviles de los liberados con medidas cautelares.

Ya avisó Margarita Robles: Esto es una verguenza y un escándalo.

Los demás miembros de la coalición parlamentaria antiespañola, están sujetos a exámenes electorales vascos (abril) y europeo (junio), que los obliga a desmascarse de tan feo e inconveniente asunto.

Este jueves, la prensa del Movimiento hizo lo imposible por proteger al capitán del Titanic, aireando que Koldo y su señora ya no eran militantes del PSOE, porque ella había dejado de pagar las cuotas y él se había dado de baja, tras la salida de Abalos del gobierno y el partido. Mera excusa, los hechos presuntamente delictivos ocurrieron cuando ambos eran militantes del principal partido de gobierno. Y eso de las cuotas impagadas y censo de militantes da para escribir un libro de vatrios tomos.

Obviamente, un señor que fue capaz de custodiar 48 horas consecutivas los avales de Pedro Sánchez a la secretaría General del PSOE, durmiendo incluso en la sede de la candidatura y duchándose en casa de una vecina contigua, cantará La Traviata si percibe que sus compañeros lo han abandonado en las tinieblas de la noche judicial que lo aguarda.

La Guardia Civil, maltratada por el sanchismo hasta antes de ayer, lleva la investigación y sabe que el caso puede iniciar la caída del equilibrista del Falcon.

La primavera la sangre altera, pero algunos se adelantan y ya viven alterados en pleno invierno, tras el batacazo en las gallegas, empieza a generarse la sensación que el excelso ha encallado entre el vértigo y tanto pugilato.