¿CUÁL HA SIDO EL EJÉRCITO MÁS GRANDE DE LA HISTORIA?

0
29

Tomado de MUY Interesante

El principal candidato al título contó con 20 millones de soldados.

Madrid.- Al adentrarnos en las páginas de la historia militar, nos encontramos con relatos de grandes ejércitos que dominaron paisajes y épocas, dejando una huella imborrable en el curso de la humanidad. La magnitud de estas fuerzas armadas no solo refleja el poder y la capacidad de un estado o civilización para movilizar y sostener grandes cantidades de combatientes, sino que también es un espejo de las realidades socioeconómicas y tecnológicas de su tiempo. Sin embargo, desentrañar la verdadera escala de estos ejércitos es una tarea llena de obstáculos, donde la variabilidad y la fiabilidad de las fuentes históricas a menudo nos llevan a un terreno incierto. Las crónicas antiguas pueden estar teñidas de exageración o sesgos, mientras que los registros contemporáneos pueden estar incompletos o permanecer perdidos en el tiempo. En este artículo, nos proponemos explorar los candidatos para el título del ejército más numeroso de la historia, navegando a través de las complejidades y desafíos que este objetivo conlleva, en un intento de arrojar luz sobre una de las facetas más fascinantes de la historia militar.

Desfile de la Victoria de Moscú de 1945

Desfile de la Victoria de Moscú de 1945. Mil.ru / Wikimedia

Historia de los ejércitos

Desde los orígenes de la civilización, el tamaño de los ejércitos ha sido un barómetro del poderío y la influencia de las naciones. En las primeras sociedades, las fuerzas militares eran a menudo poco más que bandas de guerreros tribales. Sin embargo, con el nacimiento de los primeros estados e imperios, como los de Sumeria, Egipto y Persia, asistimos al surgimiento de ejércitos organizados en una escala hasta entonces desconocida. Momentos clave, como las reformas de Filipo II de Macedonia, que sentaron las bases del imbatible ejército macedonio de Alejandro Magno, y la creación de las legiones romanas, transformaron la guerra en un arte regido por la disciplina, la estrategia y la innovación tecnológica.

La introducción de la pólvora en la Edad Media y el posterior desarrollo de armas de fuego y artillería en la Edad Moderna revolucionaron nuevamente la composición y el tamaño de los ejércitos, al requerir y permitir a la vez fuerzas más grandes y mejor organizadas. La logística, la capacidad de alimentar, mover y equipar a grandes cantidades de soldados, se convirtió en una ciencia en sí misma, determinando a menudo el éxito o fracaso de las campañas militares. A medida que avanzamos hacia la era contemporánea, la tecnología y las estrategias militares han seguido evolucionando, ampliando las capacidades de los ejércitos modernos más allá de la simple cuestión de números, pero siempre manteniendo la magnitud de las fuerzas como un elemento crucial de la supremacía militar.

Uniformes de los Tercios españoles

Uniformes de los Tercios españoles durante el siglo XVII. Serafín María de Sotto / Wikimedia.

Problemas con los números

Estimar el tamaño de los ejércitos históricos es un ejercicio complejo y a menudo frustrante, plagado de incertidumbres. Las crónicas antiguas, aunque valiosas, son notoriamente propensas a la exageración, ya sea para glorificar victorias y/o magnificar la amenaza de enemigos. Esta tendencia se observa en textos como las «Historias» de Heródoto, donde las cifras de combatientes en batallas como las Termópilas y Platea alcanzan números que desafían la lógica de la época.

Además, la destrucción o el deterioro de registros contemporáneos han dejado enormes lagunas en nuestro entendimiento. Por ejemplo, los detalles exactos de la magnitud del ejército mongol bajo el mando de Gengis Khan están envueltos en el misterio, con estimaciones que varían ampliamente debido a la escasez de fuentes primarias fiables y la tendencia de las crónicas a mitificar sus conquistas.

Incluso cuando existen registros, estos pueden ser incompletos o no reflejar la totalidad del ejército, incluyendo a los no combatientes que desempeñaban roles cruciales en el mantenimiento de la maquinaria militar. Este mosaico de desafíos subraya la complejidad de reconstruir con precisión la escala de los ejércitos del pasado, obligándonos a aceptar un grado de incertidumbre en nuestras estimaciones.

Espartanos

No, en la batalla de las Termópilas no lucharon solo 300 espartanos. Jacques-Louis David / Wikimedia.

Candidatos al título

Entre los colosos militares de la historia, el ejército mongol de Gengis Khan, las vastas fuerzas de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, y el ejército chino en varias épocas destacan por su magnitud. El ejército mongol, conocido por su movilidad y tácticas revolucionarias, se estima que contó con cientos de miles de guerreros en su apogeo, aunque las cifras exactas son objeto de debate como se ha mencionado.

Por otro lado, la Unión Soviética, en el fragor de la Segunda Guerra Mundial, movilizó a millones de hombres y mujeres en una escala sin precedentes, con estimaciones que superan los 20 millones de efectivos en determinados momentos del conflicto. Estas cifras, aunque respaldadas por registros más contemporáneos, no están exentas de controversias y necesitadas de revisiones.

El ejército chino, especialmente durante la dinastía Qing y más recientemente en el siglo XX, también ha presentado cifras asombrosas, aunque la fiabilidad de las fuentes y la claridad de los registros varían significativamente. Cada uno de estos ejemplos presenta desafíos en la cuantificación, con un equilibrio delicado entre las narrativas históricas y las evidencias disponibles.

Arqueros mongoles en pleno ataque

Arqueros mongoles en pleno ataque. Wikimedia

El Ejército Rojo y las coaliciones

La Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial emerge como el candidato principal al ejército más numeroso de la historia, respaldado por registros y estimaciones que destacan una movilización sin precedentes. Con cifras que sugieren la participación de más de 20 millones de personas en las fuerzas armadas soviéticas en algún momento del conflicto, la escala de esta movilización refleja una combinación de urgencia nacional y capacidad industrial. Esta inmensa fuerza militar, crucial para la derrota del Eje en el Frente Oriental, no solo simboliza el esfuerzo bélico de una nación, sino también la extraordinaria capacidad de movilizar, equipar y mantener un ejército de tal magnitud en los tiempos más aciagos.

Las coaliciones en conflictos mundiales, como las Alianzas de la Primera y Segunda Guerra Mundial, desdibujan las líneas de lo que constituye «un solo ejército», al integrar múltiples fuerzas nacionales bajo un comando unificado con objetivos compartidos. Esta interconexión complica la noción tradicional de ejércitos individuales, sugiriendo una perspectiva más holística para evaluar el tamaño y el poder militar. Además, los avances tecnológicos y los cambios en las doctrinas de guerra moderna han transformado el concepto de fuerza militar, donde la calidad y la capacidad tecnológica a menudo prevalecen sobre la cantidad pura. Drones, ciberoperaciones y otras tecnologías emergentes recalibran la balanza, haciendo que un ejército numéricamente menor pueda proyectar un poder desproporcionado en el escenario mundial. Se estima que las potencias aliadas desplegaron en conjunto entre 50 y 70 millones de soldados durante la Segunda Guerra Mundial.

Desembarco Normandía

En la Segunda Guerra Mundial se desplegaron los ejércitos más numerosos de la historia. Wikimedia.

En la búsqueda del ejército más numeroso de la historia, hemos navegado por las complejidades de registros históricos, evaluado candidatos destacados y considerado el impacto de las coaliciones y la tecnología moderna. Este viaje subraya la importancia de trascender los números para apreciar plenamente el contexto y las estrategias que definen el verdadero poder militar a través de las épocas.