CARL LEWIS SE PLANTA ANTE LOS CAMBIOS EN EL SALTO LARGO

0
67

Por Fernando Clavero
La Habana.- Tiene lógica que los dirigentes de cualquier deporte quieran introducir cambios para hacerlo más atractivos y acercar más a los aficionados a las competiciones, pero algunas de esas modificaciones se encuentran con el rechazo de los tradicionalistas, incluso de los grandes protagonistas.
Por ejemplo, World Athletics plantea eliminar desde 2026 la tabla de despegue y establecer una zona más amplia para el brinco en la modalidad de salto largo, todo eso tras casi 100 años de estabilidad en la técnica.
Los dirigentes del atletismo mundial quieren una revolución en el campo y pista, sobre todo porque han visto que ese deporte se ha ido quedando atrás en las preferencias, y uno de esos cambios afectaría al salto de longitud, que podría cambiar de forma radical esta disciplina tal y como se conoce después de casi 100 años de usarse la técnica habitual en el salto horizontal.
carl-lewis-long-jumpEl salto largo, que ya estaba presente en los Juegos de la antigüedad en la Antigua Grecia y que ha estado desde Atenas 1896 en todas las ediciones olímpicas de la Era Moderna, parece que sufrirá, desde 2026 en las grandes competiciones, un cambio significativo.
La modificación pasa por eliminar la tabla de despegue, que ya vio como desapareció la plastilina, y reemplazarla por una zona delimitada más amplia en la que los atletas tendrían más margen para realizar su salto y, desde ahí, se medirá la distancia desde el punto del salto hasta su aterrizaje en la arena. Este sistema ya está en fase de pruebas y se ha puesto en marcha después de que los datos demostraran que un tercio de los saltos en los Mundiales de Budapest del año pasado fueron nulos porque los atletas habían excedido la marca en la tabla de despegue.
Entre los que abogan por el cambio está Sebastian Coe, el presidente de la IAAF, quien advirtió que «si tienes una competición de longitud donde el 31 por ciento de los saltos son nulos, es una hora de cobertura con demasiada inactividad, con gente cambiándose y preparándose para hacer algo. Eso se puede mejorar”.
También agregó a un tabloide británico que «todas esas son cosas en las que están trabajando nuestros equipos de innovación. Todo está en la mesa. Y no hará feliz a todo el mundo”.
Sin embargo, personas con peso en el mundo del atletismo ya pusieron el grito en el cielo, entre ellos el multimedallista olímpico y mundial Carl Lewis, varias veces ganador en la referida prueba.

“Siempre he dicho que el salto de longitud es la prueba más difícil del atletismo y esta medida eliminaría la habilidad más difícil de la prueba. Sería como agrandar la canasta para los tiros libres porque mucha gente los falla”, dijo el llamado Hijo del Viento.
Lewis asegura que esta propuesta no cambia las distancias a la hora de realizar saltos. “En realidad esta nueva medida no cambia mucho las distancias, sólo verías más saltos mal medidos”.
El otrora gran saltador estadounidense también destaca que, en su época, se saltaba desde más lejos y cree que esta medida dañará al salto de longitud a largo plazo.
Para él, “el problema no tiene que ver con las faltas, ya no intentan saltar desde lejos y nosotros saltábamos diferente. Por eso saltábamos más lejos. Así que el cambio de la tabla dañará a las distancias a largo plazo. La falta de disciplina y coherencia que existe en la pista solo empeorará”.
Tal vez todos no estemos de acuerdo con Lewis, pero algo queda claro: no es lo mismo saltar desde donde caiga el pie de apoyo, que hacerlo con la condición de no tocar la plastilina que existía antes, o no sobrepasar la tabla, como hasta ahora. Se podría hablar de otra especialidad. Pero el mundo cambia y el atletismo teme quedarse atrás.