LAS SECUELAS DE TODAS LAS CRISIS

0
22
Por Giordan Rodríguez Milanés ()
Bayamo.- Las carencias, el acoso, la incertidumbre, la desesperanza, ¡los apagones! -pudiera creerse- nos están volviendo tan estúpidos e intolerantes que nos mofamos de una mujer humilde que dice lo que siente, aunque lo que sienta no coincida con nosotros.
Pudiera creerse que las carencias, el acoso, la incertidumbre, la desesperanza han convertido en burla funesta y denigrante el tradicional y típico choteo cubano… Sospecho que no. Que son el odio y la polarización quienes nos hacen el mayor daño antropológico, y veo con vergüenza y tristeza como personas, a las cuales he respetado por su aparente inteligencia, le hacen coro al fútbol destructivo, -ya no de reírnos cuando nos caemos o nos damos un golpe, lo cual es típico de nuestra ideosincracia- sino por lo incapaces que somos de darnos cuenta cómo nos manipulan y nos usan desde los polos del poder y, poco a poco, nos van convirtiendo en un pueblo de parias.
Le debemos a nuestros hijos y nietos darnos un respetón, como dicen, y no seguir haciendo el papel de imbéciles, del ciudadano de tercera en el circo romano, que llega al paroxismo con el hedor de las vísceras humanas.
Si toda la energía que usamos en reírnos de una mujer, humilde la usáramos en cambiar y hacer cambiar a los enquistados, este fuera un país mejor.
¡Cada cual se eriza con lo que le sale de sus… entrañas!